La Verdad

Podemos decepcionado con Cs por permitir la investidura de López Miras

Urralburu durante una rueda de prensa.
Urralburu durante una rueda de prensa. / Nacho García / AGM
  • Urralburu explica que esa decisión demuestra que la «política de regeneración es pura ficción» en el partido naranja

El secretario general de Podemos Murcia, Óscar Urralburu, mostró este martes su "decepción" con Ciudadanos (Cs) por permitir la investidura como presidente de Fernando López Miras y que el PP conserve el Gobierno regional para mantener la "cueva de Ali Babá" y sus "políticas de corrupción".

En declaraciones a los medios, Urralburu calificó como "desacuerdo pactado" que Cs se abstenga en la segunda votación de la investidura de López Miras a cambio de que el PP apoye la supresión de los aforamientos a diputados y consejeros regionales.

Para el líder de Podemos, Ciudadanos está "empeñado" en mantener al PP en la comunidad, lo que demuestra que su "política de regeneración es pura ficción".

Urralburu subrayó que esta decisión evidencia que el PP logra mantener el poder al tiempo que Ciudadanos evita las políticas de "progreso y de cambio", no sólo en la región, sino también en el resto de España.

"Es la crónica de una investidura técnica anunciada y de la decepción, una vez más, por el comportamiento de Ciudadanos", apostilló Urralburu antes de abogar por hacer frente al Ejecutivo de López Miras con un "Gobierno legislativo" en la Asamblea Regional de Murcia que pueda abordar el cambio y la recuperación de las medidas sociales "perdidas en los últimos años".

Sin embargo, aclaró que no está esperanzado con esta alternativa sabiendo que el expresidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, va a dirigir el Gobierno de López Miras "desde su escaño".

En este sentido, consideró como el "secreto" del acuerdo entre Ciudadanos y el PP que Sánchez mantenga su acta de diputado a pesar de estar imputado por el caso Auditorio de presunta corrupción urbanística y de estarlo "próximamente", según cree Urralburu, en la trama Púnica, con el fin de que haya un "Gobierno en la sombra y su títere, López Miras, en San Esteban", palacio sede del Ejecutivo.