La Verdad

Con la igualdad como horizonte

  • Entrevista a Laura Múgica, directora general de Taller de Editores en España; y a Sagrario Escribano, directora adjunta del departamento de ventas de Ikea Ibérica

¿Cuál es la situación actual de las políticas de igualdad de género y de conciliación laboral? ¿Es la mujer un factor clave en el aumento de la productividad empresarial? Estas son dos de las preguntas a las que se pretende encontrar respuesta en Gestionando Talento, las primeras jornadas sobre liderazgo femenino, organizadas por el diario 'La Verdad'. Este encuentro, patrocinado por BMN y en el que colabora también el Ejecutivo regional, tendrá lugar el próximo jueves, de 9.15 a 13.30 horas, en el Aula de Cultura de Gran Vía, en Murcia.

Por las páginas de este diario pasarán, en los próximos días, algunas de las protagonistas del encuentro: directivas, encargadas de las ponencias de las jornadas, que darán su opinión sobre cuáles son los pasos que quedan por andar en pro de una mayor igualdad y una mejor conciliación laboral.

Las jornadas serán inauguradas por la directora general de Mujer, Alicia Barquero, y contarán con una amplia representación de empresarias de la Región.

Laura Múgica: «Hay que desterrar los modelos públicos de mujeres cosificadas»

Laura Múgica

Laura Múgica / LV

Laura Múgica, directora general de Taller de Editores en España, defenderá el próximo jueves, en las jornadas sobre liderazgo femenino, el papel que juega la mujer como factor clave en el aumento de la productividad empresarial. Múgica también ocupa el cargo de consejera de Veralia Audiovisual y de 'Las Provincias'. En 1999 comenzó a trabajar para 'ABC', siendo una de las primeras directoras de marketing del sector.

-¿Qué ganan las empresas que optan por un liderazgo femenino?

-Responderé en sentido inverso... ¿Qué se pierden las empresas que renuncian a tener líderes femeninos en sus filas? De salida una sensibilidad diferente para el 50% de sus clientes. Con carácter general, en la mayoría de los sectores de actividad, la población consumidora representa mínimamente la mitad del universo total, de manera que los directivos de esas empresas comprenderán mejor a a sus clientes y clientas si tienen incorporada en sus filas esa visión. También a la hora de la toma de decisiones, la visión de la mujer es diferente a la del hombre y tiene en cuenta otras facetas de la vida y otra manera de ver los negocios y las distintas coyunturas de una compañía. Finalmente es conocida y reconocida la férrea voluntad de las mujeres en aquello que emprenden, lo que, unido a una gran creatividad y capacidad de trabajar y atender a varios temas a la vez, hace que el liderazgo femenino sea imprescindible en las empresas. Todo esto se pierden las empresas que no tienen a mujeres en puestos directivos.

-¿Cuáles cree que son los principales impedimentos para que la mujer acceda a más puestos de responsabilidad?

-Sin lugar a dudas, los problemas que tienen que ver con la atención a la familia, a los niños y al hogar, incluida la maternidad. Quizá también hay aún algo de reticencia a que las mujeres den órdenes a cierto tipo de hombres... aunque afortunadamente en las nuevas generaciones eso se da cada vez menos. Estamos igual de preparadas, igual de capacitadas y tenemos una visión de los negocios muy contrastada en todos los sectores. Quizá todavía nos falta acreditar experiencia en puestos directivos, pero esto necesita de tiempo y trabajo para que cale en la sociedad. Y también pedir a las mujeres que ayuden a otras mujeres.

-¿Qué medidas cree que se deben implantar para acabar con estos obstáculos?

-Hay que avanzar en todo tipo de políticas orientadas a repartir las responsabilidades en el hogar. En la medida en la que los hombres también necesiten tiempo para ocuparse de estos temas, la mujer estará en menor desigualdad en lo que se refiere a la disponibilidad de tiempo. También hay que asegurar en todos los casos que las niñas tienen el mismo acceso a la educación que los niños aun en zonas económicamente deprimidas. Proteger la infancia.

-¿Cree que subsisten estereotipos y prejuicios en los entornos laborales?

-Cada vez menos, pero sin duda persisten modelos machistas, pero, confío, cada vez más concentrados fuera de las grandes ciudades. Hay que desterrar los modelos públicos de mujeres cosificadas que se utilizan y se presentan a menudo como objetos sin capacidad de desarrollo intelectual.

-¿Cuáles son, a su entender, las claves para gestionar el talento?

-Sin duda la gestión por proyectos y resultados. Enfrentar objetivos y resultados. Y por el camino, flexibilidad en los horarios y herramientas para poder cumplir con las tareas encomendadas en circunstancias fuera de las oficinas y de los horarios establecidos: 'smartphones', miniordenadores, 4G... Y por otro lado entornos que potencian la creatividad y la ambición por crecer y desarrollar ideas.

Sagrario Escribano: «El peso de la conciliación sigue siendo responsabilidad casi exclusiva de las mujeres»

Sagrario Escribano.

Sagrario Escribano. / LV

Sagrario Escribano, directora adjunta del departamento de ventas de Ikea Ibérica, tiene una gran experiencia en el sector del 'retail' y en la gestión de equipos. El jueves será una de las encargadas, en las jornadas, de abordar la actualidad de las políticas de igualdad y conciliación laboral.

-¿Qué cree que aporta el liderazgo femenino a la empresa?

-Como punto de partida, me gustaría compartir cómo entendemos el liderazgo en Ikea: un liderazgo basado en la capacidad de aunar voluntades de equipos diversos hacia fines comunes, un liderazgo cercano y participativo. En este sentido, es importante señalar que, por supuesto, consideramos fundamental el equilibrio de género en la empresa, no solo porque mejora los resultados y conduce a una mayor eficacia, sino porque las diferencias entre personas nos enriquecen realmente y generan equipos más creativos e interesantes.

-¿Cómo valora las políticas de conciliación que existen actualmente en las empresas? ¿Queda mucho por hacer?

-Ya solo el hecho de que estemos hablando sobre la reivindicación del papel femenino en el mundo laboral y la necesidad de políticas que faciliten la conciliación vuelve a poner sobre la mesa todo el camino que nos queda por recorrer en este sentido. Un camino que en Ikea Ibérica ya estamos recorriendo y en el que dedicamos nuestros esfuerzos a hacer de nuestra compañía un lugar cada vez mejor para trabajar, diverso, plural y responsable dentro de lo que denominamos 'people strategy'. Aplicamos una serie de medidas enfocadas a crear un mejor día a día para nuestros empleados y contamos con un plan de igualdad específico para avanzar en la igualdad de oportunidades.

-¿Considera que la ampliación del permiso de paternidad favorece la corresponsabilidad?

-Hasta ahora, el peso de la conciliación ha recaído única y exclusivamente en el lado de las mujeres, reflejo de la sociedad todavía desigual en muchos aspectos en la que vivimos. El desarrollo de medidas como los permisos por paternidad pone de manifiesto la necesidad de incluir al hombre en el foco y le convierten en parte activa en la búsqueda del equilibrio laboral-personal y efectivamente, en la corresponsabilidad. Esta perspectiva, forma también parte del plan de igualdad impulsado dentro de Ikea, al que me refería anteriormente.

-¿Qué impedimentos cree que existen para que no se produzca una mayor paridad en los escalones directivos de las empresas?

-Como decía, todavía vivimos en una sociedad desigual en muchos aspectos. El peso de la conciliación sigue siendo responsabilidad casi exclusiva de las mujeres, si bien es cierto que, en los últimos años, venimos siendo testigos de un momento en el que la cultura del liderazgo se renueva y las tendencias de cambio parecen más abiertas y flexibles.

-¿Qué medidas habría que poner en marcha en este sentido?

-Como punto de partida, diría que debemos estar atentos a lo que pasa a nuestro alrededor, abrir bien los ojos y fijarnos en las buenas prácticas que diferentes agentes vienen impulsando. Además, será necesario que entendamos que las organizaciones deben ser facilitadoras de un marco positivo en materia de diversidad, conciliación y corresponsabilidad, pero desde un planteamiento global en todos los contextos sociales, no solo en el mundo profesional. Esto, indudablemente, no solo plantea el reto de seguir apostando por políticas que faciliten su presencia en puestos que tradicionalmente quedaron reservados a los hombres, sino también de desafiar todas aquellas costumbres que tradicionalmente han frenado a la mujer en su desarrollo.