La Verdad

Espirulina, el último alimento de moda

Comprimidos de espirulina.
Comprimidos de espirulina. / Wikipedia
  • El jefe de sección del Servicio de Endocrinología del hospital Virgen de la Arrixaca, Juan Madrid, se suma a la polémica surgida alrededor de este alga y sus supuestos beneficios para la salud

Tras la fiebre del jengibre, el kale o la quinoa, llega la espirulina: un alga verdeazulada con forma de espiral que crece en lagos de agua dulce y que la Organización Mundial de la Salud denominó 'superalimento' debido a la cantidad de proteínas, vitaminas y minerales que contiene.

En las últimas semanas, muchos blogs de nutrición y medios de comunicación hablan sobre los beneficios de la espirulina como si de una panacea se tratase, pero algunas voces disciernen. Este es el caso de Juan Madrid, jefe de sección del Servicio de Endocrinología del hospital Virgen de la Arrixaca. “La espirulina es un suplemento nutricional. Yo recomendaría su consumo a nadie, a no ser que se trate de alguien con un déficit en determinados micronutrientes”, sentencia el doctor.

“Lo primero que hay que dejar claro es que los 'superalimentos' no existen. Nada es mejor que una buena alimentación equilibrada. La gente cree que por tomar espirulina u otro suplemento ya está exenta de alimentarse bien. Pero es al revés”, reivindica.

En España solo comercializan este alga dos empresas. Podemos encontrarla en comprimidos o en polvo. Madrid tiene muy claro que el consumo creciente de espirulina es una moda “que tiene detrás muchos intereses económicos”. De una u otra forma, el endocrino asegura que hay estudios que comprueban que la espirulina “no tiene ningún efecto para perder peso ni para quitar la fatiga, como dicen”.

El efecto placebo

De cada 100 gramos de este alga deshidratada, 70 son proteínas “de buena calidad biológica”, constata el doctor. “Pero eso pasa porque es un concentrado desecado. Por ejemplo, si desecamos 100 gramos de carne, 90 de ellos serían pura proteína. Todo alimento al que le quites el agua tendrá muchos nutrientes concentrados”, asegura.

Madrid considera que “la inmensa mayoría de la gente que toma espirulina no la necesita, porque cuando se hace una alimentación equilibrada, no se necesitan ese tipo de complementos proteínicos. La espirulina no contiene nada que no lleve la comida con la que te alimentas”, sentencia.

Si no ayuda a adelgazar y tampoco quita la fatiga, ¿por qué nos sentimos mejor cuando la tomamos? Según el doctor, se llama 'efecto placebo': “Es un estado psicológico en el que la gente se siente mejor al tomar un medicamento o cierta sustancia, pero los estudios demuestran que la espirulina no tiene algún beneficio adicional para la salud”.