La Verdad

El PP apoyará el fin de los aforamientos para acercar a Miras a la presidencia

Juan José Molina y Miguel Sánchez, de C's, observan el diálogo, ayer en la Asamblea, de Víctor M. Martínez y González Tovar.
Juan José Molina y Miguel Sánchez, de C's, observan el diálogo, ayer en la Asamblea, de Víctor M. Martínez y González Tovar. / J. M. Rodríguez
  • Superada esa exigencia, los populares dan por hecho que C's no pondrá obstáculos a sus cuatro diputados para investir a la segunda al candidato

En la semana decisiva para situar en la presidencia de la Comunidad Autónoma a su diputado Fernando López Miras, el PP registró ayer en la Asamblea Regional enmiendas a la propuesta de la oposición para iniciar mañana una reforma exprés del Estatuto de Autonomía, con la finalidad de suprimir los aforamientos. En apariencia, con ello tensó aún más sus negociaciones con Ciudadanos (C's) para alcanzar un pacto previo al pleno de investidura del jueves. Pero la realidad que esconde ese juego político es que en ambos partidos dan por seguro un acuerdo de última hora -probablemente informal- para que la Región «recobre la normalidad» en mayo con un nuevo Ejecutivo.

Pese a todo, el acuerdo definitivo sigue atascado por las reticencias de los populares a aceptar la investigación judicial (imputación) como límite para que dimitan cargos públicos y electos, tal y como le plantea C's. Ello obligaría al expresidente Pedro Antonio Sánchez a dejar su escaño en Cartagena tres semanas después de su forzada salida de San Esteban.

Todo apunta a que el pacto no estará cerrado antes del pleno de investidura del jueves, dejando a López Miras sin la mayoría que necesita para convertirse en presidente al primer intento. En esa situación, la Asamblea celebrará una segunda sesión el sábado por la mañana. La abstención de los cuatro parlamentarios de C's, junto con los votos a favor del PP, permitiría al candidato ser investido entonces.

Aflojar la 'línea roja'

Pero por imposición de C's, previamente habrá mañana en la Asamblea un pleno para iniciar el trámite que suprima los aforamientos. Los 22 diputados populares tienen previsto votar a favor, igual que C's, PSOE y Podemos. Con ello esperan que la formación naranja afloje su 'línea roja' para imputados y permita a Pedro Antonio Sánchez seguir en el hemiciclo hasta que se despeje su futuro judicial.

Como parte del juego político, el PP presentó ayer dos enmiendas dirigidas a mantener el aforamiento solo para el presidente regional y sus consejeros en el ejercicio de sus cargos. También propuso la inviolabilidad e inmunidad de los diputados por sus opiniones. El portavoz popular, Víctor Manuel Martínez, defendió que, con ello, aportan «sensatez» para evitar que diputados y miembros del Ejecutivo regional estén continuamente en los tribunales para responder por sus manifestaciones o iniciativas.

Esos argumentos tampoco convencen a C's, cuyo portavoz, Miguel Sánchez, avanzó que hoy, en comisión, votará contra ambas enmiendas para que ni siquiera lleguen mañana a pleno. Sánchez recordó que el apoyo de los diputados del PP a la supresión total de esa «figura arcaica e injusta» es una condición «innegociable» para avanzar en la negociación de investidura.

PSOE y Podemos también rechazan la propuesta del PP. «La ética política no admite medias tintas», aseguró el portavoz socialista, Rafael González Tovar, quien volvió a reclamar el acta a Pedro Antonio Sánchez por las investigaciones en los casos 'Auditorio' y 'Púnica'. Exigió la «eliminación de aforamientos para todos». Desde Podemos, Óscar Urralburu denunció a «esta mafia» -en alusión al PP- «y la colaboración necesaria de Ciudadanos» para situar a otro popular en San Esteban en lugar de buscar la regeneración política que propugna, aseguró.

Por si hay dudas de que C's pretende mostrar como trofeos de caza la dimisión de Sánchez y su papel decisivo para eliminar por primera vez los aforamientos en un parlamento regional, el secretario general de ese partido y mano derecha de Albert Rivera, José Manuel Villegas, dijo rotundo en rueda de prensa que son ellos los que «imponen las condiciones» en Murcia. «Si el PP no acepta eliminar todos los aforamientos, no permitirá ese gobierno. Si lo hace, puede haber gobierno en Murcia esta semana», aseguró. Además, el vicesecretario nacional de Comunicación del PP, Pablo Casado, también reveló en Madrid que «las exigencias» de C's para alcanzar un pacto de investidura «pasaron página» en cuanto Pedro Antonio Sánchez renunció al cargo.

Artículo 33.7: