La Verdad

Ciudadanos vincula la investidura de Miras con la renuncia de PAS al acta de diputado

  • La 'Gürtel' y el 'caso González' tensan las negociaciones en la Región y endurecen las exigencias de la formación naranja

El convulso clima político nacional por los casos de corrupción que acorralan al PP conforma el peor escenario posible para la negociación de la investidura de Fernando López Miras como nuevo presidente de la Comunidad, hasta el punto de que Ciudadanos (C's) ha endurecido sus exigencias. El partido de Albert Rivera ha puesto como condición que el expresidente Pedro Antonio Sánchez (PAS) deje también el acta de diputado regional de inmediato. El 'caso de Murcia', como se le conoce en Madrid, está muy presente en el discurso de los líderes nacionales de la oposición, que ayer lo incluyeron en la lista de las tramas de corrupción que afectan al PP, y que se ha agravado con la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y con la citación de Mariano Rajoy como testigo en el 'caso Gürtel'.

El pacto de investidura entre Ciudadanos y el PP se ha tensionado, aunque ambas formaciones confían en llegar a un acuerdo antes del martes que viene. Al partido naranja no le basta con que PAS haya dimitido como presidente de la Comunidad, sino que ayer subió el tono reclamando que renuncie también a su escaño. Su dimisión como diputado caerá por su propio peso y será una consecuencia del acuerdo entre C's y PP, según manifestó ayer a 'La Verdad' el portavoz de la formación naranja, Miguel Sánchez. Ambos partidos negocian contrarreloj con la vista puesta en la investidura de Miras la semana que viene, pero los populares se resisten a entregar la 'segunda cabeza' de PAS.

Rivera sube el listón

La onda expansiva de las investigaciones por corrupción en el PP tiene un efecto directo en la Región. La presunta trama en el Canal de Isabel II que llevó ayer a la detención del expresidente madrileño, la citación de Mariano Rajoy como testigo por la 'Gürtel', la 'Operación Púnica' y los papeles de Bárcenas, unidos al 'caso de Murcia', es un cóctel que ha convulsionado la escena política nacional, de tal forma que Ciudadanos pasará una factura bastante alta para seguir apoyando a los gobiernos del PP en varias comunidades autónomas, entre ellas la de Murcia, además del respaldo a los Presupuestos del Estado. En estos momentos, el partido de Albert Rivera pretende enarbolar lo más alto posible su bandera regeneracionista y su mensaje de limpieza en instituciones públicas afectadas por la corrupción política.

«No es de recibo que Pedro Antonio Sánchez siga de diputado regional; exigimos que entregue el acta ya. No nos gusta que siga en la Asamblea», recalcó Miguel Sánchez. Hasta ahora era partidario de que el expresidente también dimitiera como diputado, pero aseguraba que su presencia en el hemiciclo «no iba a condicionar el pacto, porque su acta es personal». Para Ciudadanos, una vez que los populares firmen el documento de investidura de Fernando López Miras, que incluye la exigencia de dimisión de los altos cargos investigados por la justicia por casos de presunta corrupción política (la línea roja seguirá en la imputación o investigación judicial), estarán aceptando implícitamente que PAS debe renunciar a su escaño.

El portavoz de Ciudadanos precisó que esta exigencia está sobre la mesa de negociación, aunque indicó que prefieren ir paso a paso. El primero será la celebración de un Pleno en la Asamblea Regional para poner fin a los aforamientos, y que dicha sesión debe celebrarse antes de la investidura de López Miras. Este punto lo consideran «innegociable». «Si no lo aceptan, no hay nada más de que hablar», dijo. Pero añadió que no se puede prolongar más tiempo el vacío de gobierno en la Región, por lo que la semana que viene debe quedar resuelta la crisis política e institucional. Y para ello es indispensable que Ciudadanos apoye al candidato que propone la Asamblea, puesto que PSOE y Podemos ya han anticipado que votarán en contra.

Siguen los contactos

Los equipos negociadores de Ciudadanos y PP volvieron a intercambiar documentos ayer con propuestas para fijar el texto definitivo del pacto de gobernabilidad. Tras la Junta de Portavoces convocada para hoy en la Asamblea, Miguel Sánchez tiene previsto concretar con su homólogo popular, Víctor Manuel Martínez, la celebración de una nueva reunión, probablemente mañana, siempre que no haya una ruptura por las diferencias que ahora se sitúan en un punto crítico.

Previamente a la sesión de la Junta de Portavoces, se reunirá la Mesa de la Asamblea para admitir a trámite la aceptación de López Miras a convertirse en el candidato del PP a la presidencia de la Comunidad.