La Verdad

Los trabajadores sociales piden «celeridad» con la renta básica de inserción

  • El Colegio Oficial remarca que la ayuda, que pasará de 300 a 426 euros, es para muchas familias «el último recurso»

La presidenta del Colegio de Trabajo Social, María del Carmen Penín, reclamó ayer al Gobierno regional «celeridad» en la tramitación del Reglamento de la Renta Básica de Inserción (RBI), que permitirá subir esta ayuda de 300 a 426 euros. Remarcó que es el «último recurso» para muchas familias que «no tienen nada más».

Penín presentó un paquete de reivindicaciones ante la Asamblea Regional e incidió en que estas son para el 38,8% de la población murciana que es pobre o está en riesgo de exclusión social, y que, en su mayor parte, necesitan la RBI, cuyo reglamento lleva 10 años pendiente.

La presidenta del Colegio de Trabajo Social remarcó que hay «voluntad política» de la Consejería, pero recordó que ya ha pasado un decenio «esperando un reglamento que se va demorando». Penín achacó el retraso en el aumento de las ayudas a que se haya redactado «desde cero» el reglamento para que todos los casos estuvieran contemplados.

Desde los grupos, la diputada socialista Consuelo Cano denunció la «asimetría» entre comunidades en la cobertura social, y colocó a la Región en el «escalón más bajo» con solo 300 euros mensuales. Por su parte, la diputada de Podemos María Ángeles García Navarro alertó de que en los últimos años ha surgido la figura del «trabajador pobre», que ya representa el 22% del mercado laboral.

El diputado de Ciudadanos Juan José Molina apostó por un reglamento que plasme una legislación «de acompañamiento y no asistencial», de forma que «en vez de darles peces, se les entregue una caña y se les enseñe a pescar». Finalmente, la parlamentaria del PP Rosario Montero destacó que se haya aumentado el presupuesto destinado a RBI en un 10,7% en el último año y se hayan convocado 31 plazas del sector.