La Verdad

Identificado un presunto pirómano al que se atribuyen dos incendios en Calasparra

Punto donde se iniciaron las llamas.
Punto donde se iniciaron las llamas. / GC
  • Las llamas calcinaron en febrero cuatro hectáreas de masa forestal. El sospechoso, un joven de 29 años, fue ubicado junto al origen del fuego al encontrar un 'blíster' de fármacos que este consumía

Agentes de la Guardia Civil han esclarecido la causa de los dos incendios que calcinaron en febrero cuatro hectáreas de masa forestal en Calasparra en la operación 'Pyros', en la que es investigado un joven de 29 años como el supuesto autor, informó este lunes este cuerpo.

Las actuaciones se iniciaron cuando especialistas del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) investigaban las causas de un incendio forestal, ocurrido en los primeros días del mes de febrero en una zona próxima a la vía férrea, situada en el paraje el Peralejo, averiguando que había sido intencionado.

Debido a la espesa masa forestal existente, el fuego calcinó cerca de 200 metros cuadrados de masa forestal, para cuya extinción fue necesario un amplío despliegue de medios en el que participaron dotaciones de bomberos, retenes de agentes forestales, así como efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Local.

Paralelo a la investigación, la Guardia Civil reforzó los servicios específicos dirigidos a la prevención de incendios, con exhaustivas vigilancias de las zonas forestales próximas a la vía férrea, a su paso por el término municipal de Calasparra.

A finales del mes de febrero, en tanto avanzaba la investigación, se produjo un nuevo incendio forestal en una zona próxima a la del primer caso, en la que resultaron calcinadas más de tres hectáreas de pino, monte bajo y retama.

Vecinos de la zona que se encontraban realizando labores agrícolas alertaron al 112 del suceso, lo que originó el despliegue de medios contra incendios.

Al lugar acudieron unidades de la Guardia Civil, Policía Local y agentes medioambientales que, junto a vecinos de la zona que colaboraron voluntariamente, lograron la extinción del incendio y evitar su propagación.

Simultáneamente, se iniciaron las labores de reconocimiento de la zona para averiguar las causas y origen del fuego lo que, unido a la colaboración de testigos presenciales, permitió determinar la intencionalidad de los fuegos, así como ubicar a una persona en el lugar y hora en que se iniciaron.

La Guardia Civil realizó una batida por la zona y localizó a una persona, a la que le fue intervenido un mechero, así como gran cantidad de antidepresivos y antipsicóticos, de utilidad psiquiátrica.

En el curso de las investigaciones se localizó junto al punto de ignición del fuego un blister de medicamentos similar a los hallados entre las pertenencias del sospechoso.

Además, el vehículo propiedad de esta persona fue ubicado en el mismo lugar y momento en que se originó el incendio, estacionado en las inmediaciones.

A la vista de los indicios y testimonios obtenidos, la Guardia Civil ha culminado la operación con la instrucción de diligencias como investigada a un varón, de 29 años, vecino de Caravaca de la Cruz, como presunto autor de delito contra la seguridad colectiva, por incendio forestal intencionado.

Hasta el momento se han esclarecido dos delitos de incendio forestal, relativos a la seguridad colectiva, por los incendios forestales ocurridos los días 4 y 23 de febrero en el término municipal de Calasparra, atribuidos, presuntamente, a la persona investigada.

Las diligencias instruidas y la persona investigada han sido puestas a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Caravaca de la Cruz (Murcia).