La Verdad

Ferrmed advierte de que el camión tendrá más trabas por la contaminación

José M. Albarracín, Pedro Rivera y Joan Amorós, ayer.
José M. Albarracín, Pedro Rivera y Joan Amorós, ayer. / N. GARCÍA
  • Amorós opina que la huella de carbono que exigen algunos países mermará el tráfico por carretera, pero el sector del transporte lo niega

El presidente de Ferrmed, Joan Amorós, comentó que «producir una lechuga no puede costar lo mismo que transportarla al centro de Europa». A su juicio, la huella de carbono (los gases de efecto invernadero emitidos por una actividad o un producto) se va imponiendo, y algunos países del norte de Europa han puesto trabas al transporte con camiones frigoríficos. «Nos podemos encontrar con problemas para llegar al norte de Europa si no tenemos potentes conexiones ferroviarias. Además, por carretera no se puede llegar a Varsovia, Bielorrusia o Moscú», añadió. «Tenemos que luchar para que este Corredor Mediterráneo nos permita sacar nuestras mercancías a tiempo» y ensanchar el mercado, además de reivindicar la doble conexión, «el Corredor es tanto el AVE como las mercancías».

Amorós se refirió al gran empuje de las exportaciones hortofrutícolas de la Región de Murcia, y su alta penetración en el centro y norte de Europa. El sector del transporte por carretera no opina lo mismo y considera que el camión frigorífico no tiene rival para llevar los productos frescos con rapidez y flexibilidad. Cree que el Corredor puede ser un complemento a la carretera, pero ve muchos obstáculos logísticos para que el tren sea competitivo cuando se trata de frutas y verduras, sobre todo si tiene que atravesar varios países, con protocolos ferroviarios diferentes.