La Verdad

Prisión para la banda acusada de robar en una veintena de viviendas de Santomera y El Raal

Prisión para la banda acusada de robar en una veintena de viviendas de Santomera y El Raal
  • La Guardia Civil detiene a cuatro personas, tres hombres y una mujer, a las que se les atribuye la presunta autoría de delitos de robo con fuerza y hurto

Un juez de Murcia ha ordenado prisión provisional para los tres hombres y una mujer de entre 30 y 34 años vecinos de Beniel y con antecedentes por los robos cometidos con fuerza y los hurtos en 20 casas de la pedanía murciana de El Raal y la localidad de Santomera, informa la Guardia Civil.

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación 'Batel', una investigación enmarcada en el 'Plan contra el robo en viviendas', que se ha saldado con la detención de los cuatro integrantes de un grupo delictivo que actuaba en la pedanía murciana de El Raal y en el municipio de Santomera. Hasta el momento se les atribuye la presunta autoría de una veintena de delitos de robo con fuerza y hurto.

El pasado mes de septiembre, guardias civiles especializados en prevención de la seguridad ciudadana iniciaron la investigación con el objetivo de esclarecer varios robos cometidos en viviendas habitadas de las localidades de El Raal y Santomera, unos hechos que habían generado cierta alarma social entre la población.

Fruto de las exhaustivas inspecciones técnico-oculares realizadas en las viviendas asaltadas, así como de otras pesquisas, los agentes obtuvieron indicios de que tras la autoría de los robos se encontraba un grupo de personas, todas ellas jóvenes y con antecedentes en este tipo de delitos. También se constató que estos denotaban cierta planificación y profesionalidad a la hora de cometer los robos.

Su objetivo se ceñía a viviendas habitadas de las localidades de El Raal y Santomera, una zona cercana a la sede del grupo que se encontraba en Beniel. Para llevar a cabo la actividad delictiva se valían de la proximidad de estas poblaciones donde eran menos conocidos, y así poder huir rápidamente con el botín obtenido hacia un lugar seguro.

La actividad delictiva iniciaba con un minucioso estudio de los inmuebles, sus accesos y posibles vías de escape para evitar ser detenidos, usando para ello en ocasiones a una integrante femenina que, junto con otro miembro de la banda simulaban ser pareja, logrando así pasar más desapercibidos y poder obtener la mayor cantidad de información.

Una vez determinada la viabilidad del robo y tras estudiar los horarios, rutinas y desplazamientos de los propietarios de la vivienda, los tres varones del grupo materializaban el robo mientras que la mujer se dedicaba a vigilar para avisar de la posible presencia de patrullas policiales o personas que pudieran detectarlos.

Accedían al interior de las propiedades empleando la fuerza contra alguna ventana o escalando hacia las ventanas superiores de la vivienda. Su objetivo principal era la sustracción de pequeños electrodomésticos, dinero, joyas, etc. Culminado el robo, huían con el botín obtenido para finalmente gestionar la distribución de los efectos robados en el mercado negro.

El estudio realizado por el grupo sobre los horarios y rutinas de los propietarios de las viviendas no siempre era acertado, lo cual dio lugar a que en varias ocasiones fueron sorprendidos por los moradores, que lograron frustrar la culminación del hecho delictivo.

Los investigadores han constatado que varias de las joyas sustraídas estaban siendo vendidas en locales de compraventa de oro aunque, conocedores el control que se efectúa sobre estos comercios y para evitar ser detectados, también ofrecían joyas y objetos a viandantes, normalmente conocidos de ellos, a un precio reducido.

Durante los últimos días y fruto del dispositivo de búsqueda establecido, la Guardia Civil ha culminado la operación con la localización y detención de los cuatro integrantes del grupo delictivo como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza, hurto y receptación. Uno de los arrestos se produjo cuando el detenido portaba encima varios de los efectos sustraídos que iba a vender en el mercado negro, fruto de sus robos en días anteriores.

Entre los detenidos se encuentra también el principal receptador de los objetos robados, el cual se encontraba ingresado en prisión por la comisión de otros delitos, pero al que igualmente se le imputa la pertenencia a este grupo criminal.

Los agentes también han recuperado gran cantidad de objetos sustraídos, que ya han sido devueltos a sus legítimos propietarios.

El minucioso análisis de la información obtenida en el proceso de investigación y los efectos recuperados implica al grupo delictivo desmantelado en una veintena de hechos delictivos, la mayoría de ellos cometidos en El Raal-Murcia durante los últimos meses del pasado año.