La Verdad

Educación rectifica a última hora y deja a los maestros sin oposiciones al menos hasta 2018

Representantes sindicales en la Mesa Sectorial de Educación, con una camiseta por la enseñanza pública. Al fondo, Manuel Marcos Sánchez y Enrique Ujaldón.
Representantes sindicales en la Mesa Sectorial de Educación, con una camiseta por la enseñanza pública. Al fondo, Manuel Marcos Sánchez y Enrique Ujaldón. / Guillermo Carrión / AGM
  • Los sindicatos, a excepción de CC OO, respaldan la decisión de anular la oferta por la inseguridad jurídica generada por el Ministerio de Hacienda

Del «habrá oposiciones a maestro sí o sí», a «la oferta se anula de forma definitiva». La Consejería de Educación, con el respaldo mayoritario de los sindicatos, decidió ayer, a escasos tres meses de los exámenes, anular las oposiciones para 448 plazas de maestro que lleva todo el curso defendiendo contra viento y marea. La decisión fue adoptada en el seno de la Mesa Sectorial de Educación, después de que el Ministerio de Hacienda se descolgara el martes con la advertencia de que ninguna comunidad puede convocar oposiciones docentes este año hasta que no se aprueben los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017, que establecerán la Oferta de Empleo Público.

Con la amenaza de la impugnación de las pruebas por parte del Estado en el horizonte, la Consejería de Educación decidió ayer desandar el camino y anular, de forma definitiva e irrevocable, la convocatoria que miles de aspirantes llevan meses preparando, y que había sido objeto de una fuerte controversia desde que fue anunciada.

Al menos, hasta 2018, aunque es más que probable que con el nuevo curso se retome el orden y el próximo año se convoquen plazas de Secundaria, que era lo que correspondía. En ese caso, los maestros tendrán que esperar hasta junio de 2019. Las 448 plazas no se perderán en ningún caso, y se acumularán a las que se saquen en ofertas futuras

En ausencia de la titular del departamento, fue el secretario general de la Consejería de Educación, Manuel Marcos Sánchez, quien explicó tras reunirse con los representantes sindicales que «aunque el Gobierno de España está trabajando para solucionar este problema, no hay garantías suficientes de que lo pueda lograr, o de que lo haga a tiempo para poder realizar las oposiciones con todas las garantías. No queremos generar incertidumbre y confusión entre los opositores. La decisión está tomada y no podemos mantener la inseguridad», zanjó, acompañado por el director general de Planificación y Recursos Humanos, Enrique Ujaldón.

Casi a la misma hora en que Sánchez y Ujaldón anunciaban ayer la anulación irrevocable de la convocatoria en Murcia por la «inseguridad jurídica», el ministro de Educación animaba a las comunidades a mantener sus convocatorias lanzando «un mensaje de tranquilidad y seguridad». Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Íñigo Méndez de Vigo pidió a las autonomías «tranquilidad porque vamos a encontrar una solución. Quiero transmitir un mensaje de tranquilidad y seguridad a los opositores. Vamos a ver cómo resolvemos este tema; el Gobierno está trabajando en ello», garantizó.

En ningún caso

Un mensaje que llegaba tarde a la Región, ya que el secretario general de la Consejería de Educación insistió ayer en que la decisión de suspender la oferta no tiene marcha atrás aún en el caso de que se apruebe un decreto que garantice la seguridad jurídica de las plazas. «No queremos generar confusión entre los opositores porque no hay garantías suficientes de que se pueda lograr a tiempo para poder realizar las oposiciones durante el mes de julio, fecha en que tradicionalmente se vienen realizando», dijo Sánchez.

La incertidumbre entre los opositores e interinos ha marcado en cualquier caso el proceso de la convocatoria desde su inicio: a finales de septiembre del pasado año, sindicatos y Administración decidieron en primer lugar no sacar plazas de Secundaria y adelantar a 2017 la convocatoria de Primaria; en octubre, la Consejería de Educación anunció formalmente que sacaría más de 400 plazas de maestro de todas las especialidades. En diciembre, cuando otras comunidades como Andalucía y Castilla-La Mancha empezaron a dejar ver que quizá no sacarían plazas, la Consejería de Educación expresó sus dudas sobre la oportunidad de la oferta. Finalmente, el 3 de febrero la Mesa Sectorial de Educación aprobaba, con el rechazo unánime de todos los sindicatos, la convocatoria de 448 plazas de maestro repartidas por especialidades. Desde entonces, las manifestaciones y protestas de los interinos y sindicatos contrarios a la convocatoria -todos menos Comisiones Obreras-, que consideraban la oferta escasa e inoportuna, se han sucedido con asiduidad.