La Verdad

Rafael Hernando (PP).
Rafael Hernando (PP). / EFE

El ministro reprende a las fiscales de la 'Púnica' por no acatar a sus superiores

  • El portavoz del PP en el Congreso defiende poner límites a los acusadores públicos que deciden «inventarse delitos»

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, negó ayer toda injerencia en la actuación del fiscal general y reprendió a las fiscales del 'caso Púnica' por considerar que, ante la diferencia de criterio con sus superiores, deberían haber respetado la jerarquía dentro del Ministerio Público. Lo que es «anómalo» en la causa contra el presidente regional es que las fiscales de la 'Púnica' se negaran a firmar el escrito de la Fiscalía Anticorrupción en el que pide que no se le investigue y, además, que la discrepancia «sea de conocimiento público», declaró Catalá en una entrevista en la Cadena SER.

«Quizá quien tiene el problema son las fiscales, ya que no se ha mantenido su criterio [por parte de sus superiores]», añadió. Catalá remarcó que la Fiscalía es una organización jerárquica y que es habitual que los superiores se pronuncien cuando hay asuntos de especial relevancia y «ratifiquen o modifiquen».

«Así funciona siempre la Fiscalía, no hay ninguna manipulación», y añadió que no cree que los fiscales que están en los máximos niveles de la institución, con 40 años de carrera a sus espaldas, vayan a dejarse presionar.

Catalá negó que exista ningún tipo de injerencia o indicación por parte del Gobierno a la Fiscalía General del Estado para que no actúe en contra del presidente de Murcia.

En declaraciones en el Congreso, subrayó que en este caso hubo cuatro fiscales de la Sala de lo Penal del Supremo y el jefe de la secretaría técnica de la Fiscalía General del Estado que coincidieron en que no había responsabilidad penal, y recordó que en asuntos relevantes como este los fiscales tienen además que pedir criterio a sus superiores.

El ministro explicó que, en caso de discrepancia, el criterio que se impone, «lógicamente», es el de los superiores. «Cada uno de los fiscales tiene autonomía, pero al final tiene que haber una voz única» y la fija el fiscal general del Estado, quien también afirmó ayer que no tuvo ningún tipo de presión política al respecto y que actuó de acuerdo con el planteamiento de la Secretaría Técnica y los fiscales de la Sala de lo Penal del Supremo.

Rafael Catalá consideró, por otro lado, que no es cierto que Pedro Antonio Sánchez supiera cuál iba a ser el criterio de la Fiscalía, porque si se ve la secuencia de los hechos sobre cuándo se dictó el decreto y cuándo habló de él el presidente de Murcia «no hay caso» en este sentido.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, comentó que las «sospechas» que se están lanzando sobre la Fiscalía General del Estado son «desproporcionadas» y «sectarias» y responden a «intereses políticos».

Hernando aseguró que la Fiscalía General del Estado «funciona como funciona hace muchísimo tiempo», y subrayó que tiene sus «límites» ante fiscales que decidan «inventarse delitos». Además, resaltó que las «discrepancias» entre fiscales se producen cada día de «forma natural».