La Verdad

Los familiares de un fallecido reclaman 390.000 euros al SMS por negligencia

Fachada del hospital Santa María del Rosell en Cartagena.
Fachada del hospital Santa María del Rosell en Cartagena. / J. M. Rodríguez / La Verdad
  • El enfermo falleció ingresado mientras esperaba una cirujía, con un diagnóstico equivocado. El SMS alega que actuó de forma correcta conforme a los síntomas

La esposa y los hijos de un paciente de 65 años fallecido en enero de 2010 por una infección reclamaron al Servicio Murciano de Salud una indemnización de 390.000 euros al considerar que el óbito se produjo porque no se usaron los medios necesarios para alcanzar un diagnóstico correcto.

Los reclamantes expusieron en su demanda que el paciente falleció en el hospital Santa María del Rosell de Cartagena, al que había acudido en una primera ocasión el 7 de diciembre de 2009, recibiendo el alta una vez diagnosticado de faringitis aguda.

Cuatro días después acudió a su médico de familia al sentir dolor en el abdomen entre otros síntomas y el doctor lo derivó al Servicio de Urgencias del citado hospital, el cual decidió que quedara ingresado.

Tras distintas vicisitudes, el 9 de enero de 2010 regresó al centro hospitalario, donde, tras diversas pruebas, falleció el día 20 de ese mismo mes, cinco días antes de la fecha que se le había dado para ser intervenido de un aneurisma.

La reclamación por responsabilidad patrimonial fue sometida al dictamen del Consejo Jurídico de la Región de Murcia (CJRM), que lo emietió en el sentido desestimatorio contenido en la propuesta de resolución realizada por el instructor del expediente abierto en el SMS.

Afirma ese órgano consultivo que el informe de la Inspección Médica afirma que el paciente presentaba astenia, dolor abdominal y anemia, de manera que la sospecha diagnóstica iba encaminada a descartar un posible origen digestivo.

Además, recogía que tenía factores de riesgo, como cirrosis, tabaquismo activo y diabetes, junto con otras patologías previas "importantes".

El CJRM analizó también el informe de autopsia, según el cual el fallecimiento se produjo por una dificultad respiratoria originada como consecuencia de una bronconeumonía y una colecistitis aguda, "aisladamente o en el contexto de una sepsis".

"Se tiene que considerar -concluyó el dictamen- que el óbito no resulta achacable a la asistencia sanitaria que le fue dispensada, sino al hecho de que el paciente no evidenció de ninguna manera la infección que sufría, circunstancia que impidió que se adoptaran las medidas que hubieran resultado oportunas".