La Verdad

Los vecinos dicen que se radicalizó y se cubrió el cuerpo

  • Una residente de la zona aseguró que la sospechosa se marchó un tiempo del barrio y que, al regresar. «ya estaba radicalizada»

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La murciana Dolores Hidalgo comenzó a radicalizarse hace unos años y, en ese momento, pasó a cubrirse la cabeza y el resto del cuerpo. Así, al menos, lo explicaban ayer sus vecinos del alicantino barrio de Juan XXIII. Una residente de la zona aseguró que la sospechosa se marchó un tiempo del barrio y que, al regresar. «ya estaba radicalizada». Se relacionaba poco y vestía completamente tapada a excepción de los ojos. «A mí me saludaba porque me conoce, pero sin más: Ya no era ella», remarcó esta vecina.

Otro habitante de los alrededores explicó a Efe que la detenida iba siempre tapada con túnicas de color negro o granate, con gafas de sol y que siempre llevaba puestos guantes, «incluso en pleno agosto». La mayoría coincide en que no hablaba con nadie.