La Verdad

Urgente

El PSOE presenta una moción de censura contra Sánchez en la Asamblea

Las pruebas de final de etapa de Primaria y ESO no evaluarán a todo el alumnado

  • Las polémicas 'reválidas' de sexto y cuarto pierden toda la carga y se quedan sin ningún efecto académico

Las polémicas 'reválidas' de final de etapa en Primaria y Secundaria previstas por la Lomce e impulsadas por el exministro Wert quedarán finalmente en meras pruebas de diagnóstico. Solo servirán para realizar una muestra de alumnos. Como ya se anunció, la de Bachillerato se utilizará solo como examen de acceso a la universidad para los alumnos que quieran estudiar algún grado. La Consejería de Educación ha regulado ya el calendario de evaluaciones externas para este curso, que se realizarán entre los meses de mayo y junio.

Los exámenes para los alumnos de sexto de Primaria y cuarto de Secundaria estaban previstos en su día como reválidas con impacto en la progresión académica de los estudiantes. En el caso de Secundaria, se reguló incluso que los alumnos tuvieran que aprobarla para seguir estudiando. Tras varias huelgas educativas y en los días previos a la investidura del presidente Rajoy, el Ministerio eliminó el efecto académico de esa prueba y de la de Bachillerato en el expediente de los alumnos.

Ese gesto fue interpretado como una cesión encaminada a lograr un clima favorable de cara a la negociación de un pacto por la educación. En ese contexto, la Consejería ha restado un grado más de trascedencia a los exámenes de final de etapa de sexto de Primaria y cuarto de Secundaria, al decidir que los realicen solo una muestra representativa de alumnos, y no todos los estudiantes matriculados en esos cursos.

De forma que su única finalidad será la de ofrecer a la Administración regional una radiografía del nivel de los estudiantes murcianos al terminar las diferentes etapas. En el caso de sexto de Primaria, aunque el pasado curso estrenaron los exámenes todos los estudiantes matriculados en ese nivel, este solo lo harán una selección de alumnos y centros «para obtener datos representativos». Los exámenes durarán cuatro días: el primero evaluará la competencia en comunicación lingüística en lengua castellana; el segundo la comunicación lingüística en inglés; el tercero la competencia matemática y el cuarto las competencias básicas en ciencia y tecnología. Todo el profesorado que participe será externo al centro.

Primera quincena de junio

La prueba de cuarto de Secundaria, el último curso de la ESO, también será muestral, y no la realizarán todos los centros, sino una selección representativa. El objetivo será comprobar el logro de los objetivos de la etapa y el grado de adquisición de las competencias, pero su resultado no tendrá consecuencia alguna en el expediente del alumno. Si tiene el curso aprobado que podrá estudiar Bachillerato o el tipo de enseñanza que prefiera, aunque suspenda esta prueba.

Los exámenes, previstos en la primera quincena de junio, evaluarán el grado de adquisición de la competencia matemática, la competencia lingüística y la competencia social y cívica, teniendo como referencia principal las materias generales del bloque de asignaturas troncales de cuarto curso de Secundaria.

Las pruebas de final de etapa introducidas por la Lomce se suman este año a las evaluaciones de diagnóstico que la Consejería de Educación realiza desde hace casi una década a todos los estudiantes de segundo de Secundaria (18.600) y tercero de Primaria (18.900) para analizar su evolución. Estos dos exámenes sí los realizarán todos los alumnos. El diagnóstico de Primaria se celebrará la primera quincena de mayo y el de Secundaria se centrará este año en evaluar las competencias en Matemáticas (el pasado se examinaron de Lengua).