La Verdad

El juicio del 'caso Cala Cortina' empezará después del verano y durará en torno a un mes

  • La Audiencia busca ya fecha para las sesiones en Cartagena, donde un jurado verá la acusación de homicidio contra cinco agentes

Que, por motivos de agenda en la sección quinta de la Audiencia Provincial, el juicio no empezará hasta pasadas las vacaciones de verano y que las sesiones durarán en torno a un mes. Esta es la doble previsión que manejan las partes presentes en el 'caso Cala Cortina', por el que se sentarán en el banquillo cinco agentes de la Policía Nacional acusados de la detención ilegal y del homicidio del vecino de Cartagena Diego Pérez en 2014.

La fase de notificación del auto de procesamiento a los abogados de los agentes, incluida la firma por parte de estos del documento que pone fin a la investigación realizada en el Juzgado de Instrucción 4 de Cartagena, acabó ayer. La Audiencia debe señalar ahora una fecha para el juicio, donde José Antonio C.G., Rubén Manuel F.S., José Luis S.A., José Carlos M.L. y Raúl A.R. responderán ante un tribunal popular. La Fiscalía pide para cada uno de ellos catorce años de prisión (ya cumplieron prisión provisional tras ser detenidos por la propia Policía); y la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, solicita dieciocho años por asesinato.

La instructora del caso, Emilia Ros Martínez, dictó en enero un auto de apertura de juicio oral contra los cinco agentes (un sexto falleció en la cárcel) y fijó una fianza de 470.000 euros para el pago de posibles indemnizaciones. La sentencia será dictada por un magistrado de la Audiencia, que presidirá el tribunal y que velará por la coherencia del veredicto del jurado.

Este examinará lo ocurrido el 11 de marzo de 2014, cuando Diego Pérez, vecino de Las Seiscientas y quien «sufría esquizofrenia paranoide y trastorno de afectividad», llamó al 091 y pidió auxilio. Se sentía amenazado por unas personas y asustado. Hasta allí fueron tres patrullas que, según la Fiscalía, en vez de trasladarlo a la Comisaría o a un centro sanitario, lo llevaron a Cala Cortina. Allí, dos semanas después, fue hallado el cadáver del vecino con signos de violencia. Las defensas insisten en la inocencia de los agentes y piden su absolución.