La Verdad

García-Page: «Un proyecto como el Tajo-Segura hoy no sería posible en democracia»

García-Page, en una imagen de archivo.
García-Page, en una imagen de archivo. / Efe
  • El presidente manchego propone un «consenso entre todos y para todos los territorios de España» en torno al trasvase, de cuya aprobación se cumplen este miércoles cincuenta años, una decisión «tomada en la dictadura»

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, propuso este miércoles llegar a un "consenso entre todos y para todos los territorios de España" en torno al trasvase Tajo-Segura, de cuya aprobación se cumplen hoy cincuenta años.

En un mensaje escrito en su perfil de la red social Facebook, consultado por Efe, el presidente castellanomanchego ha sostenido que "está muy claro que un proyecto como el Tajo-Segura hoy no sería posible en democracia, porque los ciudadanos podrían haber dado su opinión antes".

Sin embargo, apuntó que a raíz de esta decisión "tomada en la dictadura" obliga a "cuajar un consenso entre todos y para todos los territorios de España" y ha añadido que "eso es precisamente" lo que va a buscar con el Levante español.

"Para que el agua sea para todos, sin querer perjudicar a nadie, pero haciendo un uso racional de un bien que todos queremos y necesitamos", apostilló el presidente castellanomanchego.

En este sentido, cabe recordar que García-Page anunció que próximamente se reunirá con sus homólogos de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez (PP), y de Valencia, Ximo Puig (PSOE), para tratar de alcanzar un acuerdo en materia de agua.

Además, este mensaje en su perfil de Facebook está acompañado de un enlace a una noticia de la Agencia Efe en la que se hace un repaso por los cincuenta años desde la aprobación del trasvase Tajo-Segura y se indica que en 1979, cuando se trasvasaron las primeras aguas, se derivaron 63,14 hectómetros cúbicos y que el trasvase alcanzó su máximo volumen en 1999-2000, con 604,95 hectómetros cúbicos en 1999-2000.

También la consejera de Fomento castellanomanchega, Elena de la Cruz, recordó la "triste onomástica" de la aprobación del trasvase Tajo-Segura y lamentó "las escasas alternativas que el Gobierno de España parece dispuesto a negociar con respecto a este acueducto".

Según De la Cruz, el Gobierno central no tiene en cuenta "la presión que ejerce sobre la cabecera del Tajo y las consecuencias medioambientales para el río".

"No negamos el agua a otras regiones, pero queremos que en Democracia se escuche a Castilla-La Mancha y tenga en cuenta nuestras reclamaciones", aseveró De la Cruz.

Por ello, solicitó que se tengan en cuenta las reclamaciones de Castilla-La Mancha y que "se evalúe esta infraestructura" para "aminorar la presión sobre la cabecera del Tajo y mejorar su estado medioambiental, porque es lamentable".