La Verdad

Golpe a un grupo que ocultaba hachís entre naranjas podridas

Una de las planeadoras con las que la banda lograba llegar de Marruecos a España en seis horas. :: cnp
Una de las planeadoras con las que la banda lograba llegar de Marruecos a España en seis horas. :: cnp
  • La Policía detiene a 18 presuntos integrantes de la banda, asentada en la Región y en Alicante, y se incauta de 700 kilos de droga

El fuerte hedor que desprendía el cargamento de naranjas podridas hacía que el olor de la droga pasase desapercibida. La Policía Nacional ha asestado un duro golpe a una organización de narcotraficantes, asentada en Murcia y Alicante, que escondía alijos de hachís en camiones con frutas en descomposición. Según precisaron fuentes del Cuerpo, la 'Operación Charter' se salda con la detención de 18 presuntos integrantes de esta organización y la incautación de hasta 700 kilos de hachís, que se hallaron en un camión en Las Torres de Cotillas.

Los sospechosos partían con la droga desde Marruecos y, según reveló la investigación policial, lograban cruzar el mar hasta la costa levantina en apenas seis horas utilizando grandes planeadoras. En los seis registros practicados en la operación se incautaron de tres de estas embarcaciones, además de 13 vehículos -muchos de alta gama-, un proyectil antiaéreo, un revólver y munición. Para estos traslados, precisaron las fuentes, los miembros del grupo estudiaban al detalle la climatología, el estado del mar o la posible vigilancia con que se podrían encontrar. Además, algunos de los sospechosos financiaban presuntamente estos viajes con la venta de cocaína.

La vigilancia a la que la Policía Nacional había sometido a los miembros de este grupo destapó, el pasado enero, la preparación de uno de sus alijos. De esta manera, el Cuerpo tuvo conocimiento de que habían alquilado un camión y habían trasladado este hasta un polígono industrial de Sevilla. De allí, el vehículo se dirigió a Murcia y fue localizado más tarde en una zona de huerta de Las Torres de Cotillas, donde los supuestos traficantes pretendían ocultar el cargamento.

En el registro de ese camión se hallaron hasta 700 kilos de hachís que la banda había ocultado entre naranjas podridas para camuflar el olor de la droga. Entre los arrestos realizados en ese momento y los que se llevaron a cabo en los días posteriores, con otros cuatro registros en Alicante, la cifra de detenidos ascendió a 13. Todos ellos ingresaron en prisión provisional. Uno de los sospechosos tenía una orden de detención y entrega a Italia por un delito de tráfico de drogas.

La operación tuvo una segunda fase, más reciente, en la que la Policía llevó a cabo dos nuevos registros en Molina y la pedanía murciana de Casillas, y detuvo a otros cinco presuntos miembros de la red.