La Verdad

El conflicto por las oposiciones se recrudece y divide a los sindicatos

video

Los manifestantes contrarios a las oposiciones, ayer, a las puertas de la Consejería de Educación. :: / Vicente Vicéns / AGM

  • Casi un millar de manifestantes protestan contra la oferta de 448 plazas de maestro a las puertas de la Consejería

El conflicto por la convocatoria de 448 plazas de maestro, lejos de apaciguarse, acumula tensión cada semana. La oferta de plazas, que la Consejería de Educación está decidida a sacar adelante a toda costa -de hecho, los trámites siguen avanzando con el sorteo de apellidos para la composición de los tribunales- no convence a nadie, pero mientras algunos sindicatos son partidarios de mantenerla con la aspiración final de que se amplíe, otros se niegan en redondo a que la oposición se celebre. De fondo, el uso político que los gobiernos autónomos están dando a la convocatoria o no de plazas, que está marcando los movimientos, vaivenes y anuncios de las diferentes comunidades.

Tal y como está planteada, la convocatoria de oposiciones no convence a ningún sindicato, pero mientras algunos consideran que puede ser un punto de partida para ampliar las plazas si la tasa de reposición se elimina finalmente, otros consideran que, a estas alturas del calendario, la mejor opción es suprimir la oferta.

La división de opiniones entre los sindicatos presentes en la Mesa de Educación quedó de manifiesto ayer mismo en la concentración contra la convocatoria organizada por el sindicato UGT, a la que no quisieron sumarse Comisiones Obreras y el Sterm, y sí lo hicieron el Csif, Sidi y Anpe. Los miembros de la Asociación de Interinos Docentes de la Región, que no tienen representación en la mesa sectorial que debate las oposiciones, también secundaron la protesta, que congregó a casi un millar de manifestantes frente a la sede de la Consejería. En paralelo, el movimiento espontáneo Stop Oposiciones lleva semanas recabando apoyos en las redes y sumando firmas a una iniciativa en 'change.org' contra oferta de plazas.

UGT, junto con Aidmur, no quiere que la convocatoria salga adelante bajo ningún concepto. En primer lugar, por la escasez de plazas acordadas, 448, que consideran insuficientes para dar respuesta a las necesidades de los centros. Pero también por razones estratégicas: varias comunidades se han echado atrás en su idea inicial de sacar plazas de maestro de Infantil y Primaria, como Andalucía; y otras, como Castilla-La Mancha, aún no han dicho la última palabra. En ese contexto, el representante de UGT, Alfonso Vera, no tiene dudas de que el 'efecto llamada' de opositores de comunidades donde no hay exámenes «restará opciones a los murcianos. La convocatoria no es seria, y no beneficia a los aspirantes murcianos». Sidi y Csi-Csif comparten su postura, y el Sterm, que ayer no acudió a la protesta porque no se le comunicó de forma oficial, tampoco quiere que se saquen plazas: «Aunque la oferta se amplíe, la improvisación y falta de organización han dado lugar a que lo menos perjudicial para los murcianos sea no convocar», resumía ayer Elena Esther López.

En Anpe son partidarios también de que la oferta de plazas se replantee «dadas las fechas a las que hemos llegado. Lo que no tiene sentido es rebajar la tasa de paro de otras comunidades e incrementar la de la Región», insistió ayer el presidente de la central, Clemente Hernández. Comisiones Obreras mantiene la tesis de que la convocatoria de 448 es insuficiente, pero puede ser un punto de partida para ampliar después la oferta hasta al menos 800. «Lo que no podemos es servir a los intereses políticos y partidistas de quienes están utilizando las oposiciones para presionar en la aprobación de presupuestos. Nos debemos a los profesores murcianos», reclamó ayer el secretario general de la Federación de Enseñanza, Diego Fernández.