La Verdad

Dos de los acusados de prostituir a una menor niegan los hechos

Los dos acusados en el juicio celebrado este martes
Los dos acusados en el juicio celebrado este martes / Javi Carrión / AGM
  • Los imputados alegan que la joven ejercía la prostitución de forma voluntaria y autónoma

Dos de los cuatro ciudadanos búlgaros acusados de obligar a tres mujeres, una de ellas, menor de edad, a ejercer la prostitución en dos zonas de Murcia negaron este jueves los hechos durante el juicio que se desarrolló en la Audiencia Provincial.

De los cuatro acusados, todos de la misma nacionalidad, solo comparecieron a la vista oral Mihail T.I. y Svetostav A.A., ya que los otros dos se encuentran en paradero desconocido. La menor, que debe comparecer como testigo, tampoco acudió a la vista.

Durante el interrogatorio, Svetostav A.A. aseguró que él y los otros tres imputados trasladaron a España a las tres mujeres a bordo de dos coches, y llegaron a Murcia en octubre de 2010.

Sobre la edad de la chica, aseguró que al salir de Bulgaria no sabían que era menor de edad, y que se enteraron una vez que estaban en Murcia.

También señaló a la Sala que aunque es compatriota suya y que reside en un pueblo cercano al suyo, no la conocía con antes de hacer el viaje.

El acusado manifestó también en cuanto su papel en los hechos enjuiciados que se limitaba a trasladar a las dos mayores de edad a ejercer la prostitución en las dos zonas de Murcia en las que ofrecían sus favores sexuales.

Ante la pregunta de la fiscal del caso acerca del motivo por el que él permanecía allí mientras las mujeres desarrollaban su labor, explicó que no lo hacía para tenerlas vigiladas y controladas, sino que lo hacía para ahorrarse al viaje de ida y vuelta, ya que tenía que devolverlas a la vivienda en la que residían.

En cuanto a la menor, manifestó que no la vio en esos lugares, pero que supo, por una de las dos mujeres, que también se dedicaba a la prostitución, pero de manera voluntaria.

La representante del ministerio fiscal pidió para cada acusado una condena de cinco años de prisión como autores de un delito relativo a la prostitución y corrupción de menores.