La Verdad

Superalbaricoques inmunes al 'sharka'

Dos investigadores del Cebas, en uno de los laboratorios del organismo del CSIC realizando cultivos.
Dos investigadores del Cebas, en uno de los laboratorios del organismo del CSIC realizando cultivos. / Nacho García / AGM
  • Educación financia 14 investigaciones agroalimentarias y ambientales del Cebas

Superalbaricoques inmunes a plagas tan devastadores como la enfermedad del 'sharka', ciruelos supervivientes a tres ciclos de sequía, barreras naturales en cultivos capaces de frenar las inundaciones, sistemas hidropónicos que permiten que las plantaciones intensivas dejen de contaminar y reutilizan el agua ciclo tras ciclo, y los posibles efectos de la granada como freno al cáncer colorrectal. Son solo algunos de los trabajos que se desarrollan en laboratorios del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas), en el campus de Espinardo, entregado a cinco grandes líneas de investigación de alta calidad e interés regional, todas relacionadas con el aprovechamiento de recursos naturales y las mejoras agroalimentarias, y que ayer fueron exhibidas por el director del organismo, Juan José Alarcón, durante la reunión que mantuvieron con el claustro científico del organismo la consejera de Educación, cuyo departamento financia 14 investigaciones con 1,5 millones de euros; y el delegado del Gobierno, quien puso en valor la inversión, en el último año, de cuatro millones de euros.

El recorrido permitió conocer al detalle los avances en la investigación de la calidad y la seguridad alimentaria de las llamadas ensaladas de cuarta gama, que son analizadas y mejoradas por el grupo que lidera la científica Isabel Gil, uno de los once equipos, integrados en total por 250 profesionales. También los trascedentes avances en el uso de técnicas de edición molecular para la mejora genética de albaricoqueros y ciruelos, y que tiene como objetivo crear especies -no transgénicas- resistentes a plagas y sequías. «Se trata de técnicas de patronaje molecular; de 'cortar' genes de unas plantas resistentes y 'pegarlos' a los frutales de hueso para hacerlos inmunes», explicó de forma muy gráfica y asequible el investigador Abel Piqueras, quien confía en obtener resultados transferibles al campo murciano en cinco años.

La gestión sostenible del agua, el reciclado en suelos de residuos orgánicos, el papel de los polifenoles procedentes de frutas y verduras en la salud humana y en nuevas aplicaciones potencialmente beneficiosas para la salud de sistemas antioxidantes estudiados en plantas son otras de las investigaciones en marcha que ayer fueron analizadas.