La Verdad

Jesús Espinosa Navarro.
Jesús Espinosa Navarro. / UPCT

«La Politécnica me espabiló y me ayudó a adaptarme para trabajar en Alemania»

  • Jesús Espinosa Navarro. Ingeniero industrial en Bosch

Con un aplomo sorprendente para sus 24 años, el ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Cartagena, Jesús Espinosa Navarro valora con un «20 sobre 10» su experiencia en Alemania, país al que llegó para hacer un Erasmus y en el que ha iniciado su trayectoria laboral. Hoy día trabaja para Bosch como ingeniero de compras en proyectos de innovación para el sector automovilístico.

- ¿Es complicado integrarse en una empresa alemana?

- A mí no me costó. Siempre he sido muy curioso, aprendí inglés de forma autodidacta, y la Politécnica me espabiló. El segundo año me di cuenta que la carrera no era una broma y el tercero tenía claro que quería irme a Alemania. Aquí el inglés no es suficiente, así que hay que tomarse el alemán muy en serio.

- ¿Dónde hizo su Erasmus?

- En Stuttgart. Es de las ciudades más interesantes para encontrar oportunidades en el sector industrial y el nivel de vida es menos caro que en Múnich. Tras el Erasmus encontré unas prácticas en el departamento de innovación de Daimler Trucks, con lo que empecé a especializarme en automoción.

- ¿Es difícil encontrar oportunidades laborales o de prácticas?

- Para las prácticas lo mejor es buscarlas antes de haber presentado el proyecto final de carrera, porque para los estudiantes alemanes es obligatorio y las empresas reciben incentivos fiscales por aceptarlos. Y para la búsqueda y el trámite burocrático se necesitan al menos dos o tres meses. Pero merece la pena, porque los mentores de las prácticas se lo toman muy en serio para que aprendas cómo funciona todo y te tratan como a uno más.

- ¿Recomienda, pues, la experiencia Erasmus en Alemania?

- Encarecidamente. Y especialmente el ir a residencias universitarias, donde conoces a gente de todas las nacionalidades. Me abrio la mente e hice amigos de todo el mundo con los que mantengo contacto.

- ¿Cuál es su trabajo actual?

- Estoy trabajando para Bosch desde agosto a través de una empresa proveedora de servicio, que ofrece trabajadores para proyectos de 2-3 años. Es una forma de acceder a estas grandes compañías sin experiencia previa y tiene la ventaja de que tienes flexibilidad para cambiar de proyectos.

- ¿En qué proyectos innovadores participa?

- Los más relevantes, por lo que supondrán, son los destinados a desarrollar motores con células de combustible, facilitar el suministro de hidrógeno y doblar el número de redes de suministro eléctrico para la carga de baterías, porque en Alemania tienen como objetivo evitar el uso del diésel en turismos a partir de 2030. Estamos trabajando en tecnologías que tardarán años en llegar a España. Es una gran oportunidad para desarrollarse como ingeniero y poder implementar esos conocimientos en tu país.

- ¿Tiene previsto regresar?

- Sí, no me imagino el futuro en otro lugar. También he aprendido en Alemania a apreciar más a mi país.