La Verdad

Juicio por retener y golpear a un vecino al que culpaban de un robo de marihuana

  • Piden más de 5 años de cárcel para cada uno de los cuatro encausados, por supuestas torturas a la víctima con una tabla

La Fiscalía reclama más de 22 años de prisión para cuatro vecinos de Águilas acusados de secuestrar y golpear a un conocido al que culpaban de estar implicado en un robo de plantas de marihuana en la vivienda de uno de ellos. Según sostiene el Ministerio Público en su escrito de conclusiones, la víctima fue introducida a la fuerza en una furgoneta, donde los cuatro procesados presuntamente le dieron patadas y le golpearon con una especie de tabla y con un objeto cortante. Además, le pusieron incluso un cable eléctrico alrededor del cuello mientras le preguntaban por el paradero de la droga. Luego, tras supuestamente amenazarle de muerte, le abandonaron en un descampado.

Estos hechos, que serán juzgados el próximo miércoles en la Audiencia Provincial, se produjeron el 12 de marzo de 2013. Un día antes, dos de los acusados, Salvador R. S. y Aaron L. S., se dieron cuenta de que había desaparecido una cantidad indeterminada de plantas de marihuana de una finca, en la que ambos residen, en el paraje aguileño de Cañabrusca-El Cocón.

Ante este descubrimiento, según refiere el fiscal, pidieron ayuda a los rumanos Oviaiu J. y Sergis I. y acudieron a la vivienda de uno de los miembros del 'clan de Los Pajaritos', al que acusaban del robo. Al llegar al domicilio, se encontraron a la víctima en el lugar y Salvador R. le preguntó «muy alterado» por la droga, ante lo que este decidió subirse en su coche y marcharse. Cuando llegó a un stop, los procesados, que viajaban en tres coches, le cerraron presuntamente el paso y le sacaron a la fuerza del automóvil, metiéndole en una furgoneta. Allí, presuntamente, recibió diversos golpes.

El Ministerio Público reclama dos años y seis meses de cárcel para cada uno de ellos por un presunto delito de detención ilegal y otros tres años por un supuesto delito de lesiones. Además, Salvador R. S. y Aaron L. S. afrontan una pena de un año y seis meses de cárcel por presunto tráfico de droga, ya que la Guardia Civil halló marihuana en su casa.