La Verdad

La gripe se convierte en epidemia y llegará a su máxima incidencia a finales de mes

Una paciente en camilla, en la sala de espera de Urgencias de La Arrixaca esta semana.
Una paciente en camilla, en la sala de espera de Urgencias de La Arrixaca esta semana. / Guillermo Carrión / AGM
  • El colapso en los servicios de urgencias y la suspensión de operaciones marcan el inicio de año

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Los principales hospitales de la Región han hecho frente esta semana a una situación de auténtico colapso coincidiendo con el inicio de la epidemia de gripe. Las camas han ocupado los pasillos en Urgencias de La Arrixaca y en otros centros sanitarios, al tiempo que al menos 15 operaciones eran canceladas por falta de plazas disponibles. Todo ello pese a que la gripe, con una tasa de 39,7 casos por 100.000 habitantes, está todavía muy lejos de alcanzar su máxima incidencia. Según pronosticó ayer el director general de Salud Pública, Manuel Molina Boix, lo peor llegará dentro «de dos o tres semanas».

Basta con echar un vistazo a las comunidades del Norte de España para hacerse una idea de lo que se avecina: en Castilla y León se han alcanzado 374 casos por 100.000 habitantes, en Cantabria, 394 y en Asturias, 304. La incidencia media en España es de 174 casos por 100.000 personas, según datos del Instituto de Salud Carlos III.

La epidemia se ha adelantado este invierno y está golpeando con más intensidad que en años anteriores, aunque eso no significa que la enfermedad sea más grave. La cepa predominante (A H3N2) está afectando especialmente a personas mayores (lo que puede explicar, en parte, el mayor colapso en urgencias), pero en su inmensa mayoría se trata de cuadros leves. De los 1.802 casos de gripe detectados hasta la fecha en la Región, solo 3 han sido graves (dos en Los Arcos y uno en el Reina Sofía). Murcia entró en la fase epidémica de la gripe la semana pasada, cuando la incidencia se disparó un 71%. De los 339 casos detectados la última semana de diciembre se pasó a 582 en la primera de enero (las cifras están recogidas en los centros de salud y no incluyen los diagnósticos realizados en los hospitales). De esta manera, de una tasa de 23 casos por 100.000 habitantes se ha llegado a 39,7 por 100.000.

Habitualmente, el pico de la epidemia se alcanza a finales de enero o principios de febrero. A este ritmo, lo previsible es que, en esta ocasión, se llegue a ese umbral máximo este mismo mes.

2.370 pacientes al día

La gripe se está dejando notar en los servicios de urgencias de los hospitales, pero en realidad este virus se suma a otras muchas enfermedades infecciosas propias de esta época del año. Neumonías, bronquitis y otras patologías respiratorias llenan también las puertas de urgencias. De media, los hospitales están atendiendo 2.370 urgencias diarias frente a las 2.254 que se registraban el año pasado por estas fechas. «Es una afluencia superior a la habitual en el mes de enero», explicaba ayer Mercedes Martínez-Novillo, directora general de Asistencia Sanitaria. La previsión es llegar a unas 2.600 urgencias diarias cuando se alcance el pico máximo de incidencia de la gripe.

Pero a la espera de que llegue ese momento, la alta presión asistencial ya está empezando a provocar colapsos en los hospitales. Esta semana ha sido especialmente dura para centenares de pacientes que se han visto afectados por la falta de camas disponibles, y también para los profesionales, que han tenido que soportar una gran carga de trabajo. En Urgencias de La Arrixaca, las camas no han abandonado los pasillos en toda la semana. A primera hora de ayer, 43 personas permanecían a la espera de traslado a planta, una cifra muy alta para tratarse de un viernes, un día habitualmente menos complicado en el hospital.

Algunos pacientes han tenido que esperar más de 24 horas en Urgencias a que hubiese huecos en las plantas. Decenas de enfermos han pasado la noche en los pasillos, unos espacios en los que reciben la mejor atención por parte de los profesionales, pero en los que carecen de cualquier intimidad. Lo denunciaba el miércoles Rosa Quiñonero, hermana de un paciente con cáncer. «Ahí lo tienen en un rincón, y ha tenido que pedir una manta porque estaba muerto de frío. ¿Usted cree que es un sitio adecuado para una persona que está en cuidados paliativos?», clamaba.

Precisamente el miércoles fue el día más negro para otro hospital, el Morales Meseguer. Una sala de cuidados, habitualmente ocupada por sillones para pacientes en observación que no necesitan cama, se vio invadida por camillas y biombos, en un intento por ganar espacios en los que poder ubicar a los 36 pacientes que ese día tuvieron que esperar a que hubiese camas disponibles en las plantas.

Además de abrir 32 plazas adicionales, el Morales Meseguer ha suspendido en los últimos días la actividad quirúrgica en horario de tarde. En total, once intervenciones de Traumatología han sido desprogramadas. En La Arrixaca, el jueves se suspendieron cinco operaciones no urgentes, aunque no por la gripe, sino por la ausencia de camas libres en Reanimación. El colapso también ha afectado de lleno al Santa Lucía y al Reina Sofía. Los hospitales comarcales han salido mejor parados, aunque en el del Noroeste también se acumularon, el miércoles, los pacientes por falta de camas.

A las críticas de los afectados y de los profesionales se han sumado esta semana asociaciones, sindicatos y partidos, que achacan la situación, entre otros factores, a la falta de personal. La Asociación de Usuarios de la Sanidad denunció que las situaciones de colapso «serían perfectamente prevenibles con una adecuada coordinación de recursos y una planificación que incluyera aumento de medios personales».

Camas adicionales

Sanidad niega falta de previsión y subraya que se están reforzando los servicios. Según detalló ayer la directora general de Asistencia Sanitaria, Mercedes Martínez-Novillo, se han abierto ya 227 camas adicionales para descongestionar los hospitales. En La Arrixaca se ha echado mano de 40 camas, en su mayor parte situadas en el Maternal. En el Santa Lucía se han habilitado 58 plazas, en el Morales Meseguer, 32 y en el Reina Sofía, otras 58. En el Mar Menor se han dispuesto 30 plazas adicionales, y en Lorca, 6. Además, la plantilla se ha reforzado con 167 profesionales (8 facultativos, 80 enfermeros, 62 auxiliares y 7 celadores). Los hospitales de Murcia, Cartagena y Mar Menor concentran la mayor parte de estos refuerzos. Mientras, en Atención Primaria «se están cubriendo todas las bajas», pero de momento no se han aumentado las plantillas «porque no ha habido demanda», explicó Martínez-Novillo.

Pese a los refuerzos, algunos hospitales padecen problemas estructurales que convierten el colapso casi en inevitable. Así ocurre en La Arrixaca, cuya puerta de Urgencias se quedó pequeña hace años. Su capacidad máxima no supera las 40 plazas (contando la unidad de preingreso), pero casi todos los días de esta semana se ha superado ese límite. El anterior gerente, Domingo Coronado, anunció la puesta en marcha del llamado Plan 500, que incluía una ampliación que permitiría al servicio de Urgencias contar con más de 60 plazas. El proyecto está en el cajón y ha quedado fuera de los presupuestos de 2017. Sí comenzarán este año, si se cumplen las previsiones, las obras de ampliación de la UCI de La Arrixaca, que también se ha quedado pequeña. La saturación crónica en Cuidados Intensivos y en Reanimación provoca suspensiones de operaciones todos los inviernos. Esta semana se han anulado cinco intervenciones en La Arrixaca, y la culpa no ha sido de la gripe, sino precisamente de la falta de espacio en Reanimación.

Lo que está por venir

¿Qué ocurrirá en las próximas semanas, conforme aumente la incidencia de la gripe? La directora de Asistencia Sanitaria, Mercedes Martínez-Novillo, niega que el mayor número de casos vaya a conllevar necesariamente más colapso, e insiste en que todos los hospitales han puesto en marcha sus planes antigripe con reuniones diarias de los gestores y los responsables de los principales servicios implicados.

La sanidad murciana no es ni mucho menos la única que está soportando una fuerte presión desde principios de año. En Asturias se han suspendido operaciones, como en Murcia, y las urgencias están desbordadas. En Castilla-La Mancha, los profesionales del complejo hospitalario de Toledo han acudido directamente al juez de guardia para denunciar el colapso. Los problemas se suceden en Madrid, Andalucía y Cataluña, entre otras regiones.

Profesionales, administraciones y expertos coinciden en que hay que potenciar la Atención Primaria para evitar que esta situación se repita todos los inviernos. La directora general de Asistencia Sanitaria, Mercedes Martínez-Novillo, recomienda a quienes presenten síntomas gripales que acudan a sus médicos de familia o a los servicios de urgencias de Atención Primaria (SUAP).

Fuente: Consejería de Sanidad