La Verdad

vídeo

Imagen del vídeo de la agresión. / LV

Desmantelan un grupo de chicos que grababan las palizas que daban a otros

  • La Policía de Alcantarilla hizo ayer varios arrestos de sospechosos, alumnos del instituto Sanje y que se hacen llamar 'Odiadores' en las redes sociales

Se hacen llamar a sí mismos 'Odiadores', lo cual resulta bastante significativo, y supuestamente se dedican a apalear y atemorizar a compañeros de instituto y a difundir en las redes sociales los vídeos de las agresiones. Un grupo que ayer comenzó a ser desmantelado por agentes de la Policía Judicial de Alcantarilla, quienes a la hora de cerrar esta edición habían efectuado media docena de arrestos e identificaciones de presuntos integrantes de esa violenta banda de chavales, según fuentes próximas a la operación.

La investigación se inició ayer por la mañana, después de que un inspector de la Comisaría de Alcantarilla tuviera acceso a un vídeo, de muy reciente grabación, en la que se observa la cobarde agresión a un adolescente por parte de otro, mientras un grupo de amigos del atacante registran la escena con un móvil y se ríen con cada uno de los golpes.

Los agentes no tardaron en constatar que tanto los agresores como la víctima son alumnos del instituto Sanje de Alcantarilla, por lo que se pusieron en marcha para identificarlos y detenerlos inmediatamente. Sin embargo, pronto se toparon con el hecho de que algunos de los sospechosos eran menores de catorce años, lo que los convierte en irresponsables desde un punto de vista penal e impide que sean arrestados. En estos casos, los policías se limitaron a facilitar que fueran 'explorados' por un especialista -el término legal que se utiliza para referirse a las tomas de declaración a menores de edad- y a ponerlos en manos de sus padres.

Sí procedieron a detener al menos a dos adolescentes, miembros del mismo grupo y cuyas edades superaban los catorce años, por lo que serán puestos a disposición de la Fiscalía de Menores de la Región.

Los investigadores están convencidos de que esta banda juvenil, que firmaba sus 'hazañas' con el apelativo de 'Haters' - el equivalente a 'Odiadores' en castellano-, podría haber perpetrado otros muchos ataques a jóvenes de Alcantarilla y ayer habían comenzado a rastrear las redes en pos de pruebas de sus violentas acciones.

El vídeo que dio origen a la operación apenas dura 14 segundos y recoge una clara y humillante agresión a un adolescente. Las imágenes, que han corrido como la pólvora a través de WhatsApp y de las redes sociales, fueron tituladas por sus propios autores: «Menuda paliza le e pegao de fugettis». Una frase -con sus faltas de ortografía- que acompañaron de dos emoticonos que lloran de risa.

La grabación comienza con la imagen de un menor, con gesto serio, que está sentado en un bordillo de una zona vallada. De forma sorpresiva otro adolescente se acerca a él y le golpea fuertemente el rostro con la mano abierta. El agredido le pide que pare y se protege la cabeza pero, lejos de hacerlo, el atacante se abalanza sobre él y lo tumba en una especie de jardinera. «¿Ahora qué? ¿Ahora qué?», le pregunta una y otra vez, mientras se sienta sobre sus piernas, volviendo a darle un golpe en la cara. «¿No querías esconderte aquí cuando viniera la guardia?», le increpa. El sonido de fondo son las risotadas y gritos de otros chavales que, desde fuera de la imagen, le ríen la 'gracia' al agresor y lo jalean.

Los investigadores identificaron al chaval que propina el golpe a la víctima y que resultó ser un menor de 13 años y, por lo tanto, inimputable. En estos casos, como marca la ley, la Policía Nacional se limitó a escuchar al joven en declaración, acompañado de sus padres, y luego quedó libre y a cargo de estos. La ley marca que los menores de 14 años quedan exentos de una exigencia de responsabilidad por los delitos que cometen porque el legislador consideró que, antes de alcanzar esa edad, se debe buscar la solución en el ámbito educativo y familiar.

Los agentes sí detuvieron en la tarde de ayer a otros dos alumnos de este instituto, de 14 años, que habrían agredido y grabado a esa misma víctima en otras ocasiones. Ahora será la Fiscalía de Menores la que tome una decisión sobre las medidas a adoptar. Mientras, la investigación policial sigue abierta.