La Verdad

Más de 4.100 vecinos piden ayudas por los daños que causó el temporal

vídeo

Anastasio Bastida, Pedro Antonio Sánchez, Juan Hernández y el resto de la comitiva, ayer, durante la visita a la playa de La Concha. / A. GIL / AGM

  • El Gobierno regional acuerda con el Ministerio la recuperación «antes de Semana Santa» de casi 17 kilómetros de costa arrasados por las riadas

Aunque el plazo para que los afectados por el temporal del pasado mes de diciembre puedan presentar solicitudes de ayuda finaliza el 23 de enero -y por lo tanto la cifra final variará- el Gobierno regional ya calcula que las pérdidas económicas causadas por las inundaciones superan los 200 millones de euros. En esta cantidad se incluyen tanto los daños en infraestructuras y edificios públicos como en aquellos de naturaleza privada, tanto a nivel particular como empresarial (comercios, agricultura, industria, hostelería y turismo). Aproximadamente, algo más de la mitad de esos 200 millones de euros se refieren a daños de titularidad pública, mientras las oficinas de los ayuntamientos afectados, la mayoría en Los Alcázares, San Javier y San Pedro del Pinatar, han recogido las solicitudes de ayuda de más 4.100 personas que han sufrido daños en viviendas, vehículos o establecimientos.

Además, el Ejecutivo autónomo acordó ayer solicitar al Gobierno de la nación «el desarrollo de una manera más amplia y a la mayor brevedad posible de una serie de líneas de ayudas concretas a los afectados por el temporal». Lo hizo tras la primera reunión del Consejo de Gobierno del año, que fue deliberante y centrada en exclusiva en la evaluación de la situación, transcurridos veinticinco días tras las inundaciones. Esta primera reunión del Consejo de Gobierno se celebró en el municipio más castigado, Los Alcázares, con la presencia de su alcalde, Anastasio Bastida. A la salida de la reunión, el primer edil acompañó al presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, y a varios de los consejeros, a la playa de La Concha, la más popular del municipio. En su paseo, comprobaron los enormes destrozos que tanto en ese lugar, como en el resto de las playas de la zona norte del Mar Menor, causaron las riadas.

«Ahora toca la fase de reparación», afirmó Sánchez. Y, para ello, según detalló la portavoz del Ejecutivo, Noelia Arroyo, la Comunidad ha alcanzado un acuerdo con la Dirección General de Sostenibilidad de Costa y del Mar del Ministerio de Medio Ambiente para «ejecutar las actuaciones de recuperación de las playas del Mar Menor y del Mediterráneo con carácter de emergencia para que estén en perfectas condiciones en Semana Santa».

«Al 50%»

Aunque no hay evaluación del coste económico de estas inversiones, la pretensión del Gobierno regional es que Comunidad y Ministerio las financien «al 50%». Además de seguir limpiando de escombros y maleza las playas, el objetivo es reponer arena en casi 17 kilómetros de costa, concretamente en 109 puntos erosionados por las inundaciones. De forma paralela, se llevará a cabo la retirada de sedimentos en los fondos arenosos de las aguas con el fin de recuperar la biodiversidad afectada en dos kilómetros de las playas de Santiago de la Ribera (San Javier) y las de Los Narejos, Manzanares y La Concha (Los Alcázares). Mañana, de hecho, tendrá lugar una reunión en el Ministerio «con el fin de que estas actuaciones comiencen de forma inminente», dijo Arroyo. En cuanto a retirada de obstáculos que afectaban a la navegación, la portavoz del Ejecutivo señaló que «ya se han retirado un centenar de unidades, entre embarcaciones, contenedores y diversas cajas y troncos que estaban a la deriva».

Asimismo, destacó que los servicios sanitarios y educativos «han vuelto a la normalidad», y también se han reabierto al tráfico las carreteras afectadas por el temporal. «Continuaremos con el trabajo como hemos hecho desde el primer momento para que ninguno de los afectados se sienta solo», concluyó la portavoz.

Respecto a las líneas de ayudas, Noelia Arroyo indicó que se trabaja «con diálogo y cooperación permanente entre las administraciones en apoyos específicos en materia de agricultura, fiscalidad e infraestructuras, así como para establecimientos comerciales, turísticos, industriales, mercantiles y profesionales». Noelia Arroyo aseguró que «desde el primer momento, el Ejecutivo regional ha estado volcado en apoyar a los damnificados por el temporal». En este sentido, Anastasio Bastida apuntó que desde el Ayuntamiento serán «muy reivindicativos para que las ayudas lleguen cuanto antes».

Viviendas de veraneo

Pese a todo, unas 2.000 segundas residencias de Los Alcázares afectadas por el temporal pueden quedarse fuera de las ayudas públicas previstas para los damnificados, si se aplica en sus términos actuales el decreto de 2005 que regula las subvenciones a los afectados por emergencias o catástrofes. Así lo reconoció Bastida, quien explicó que ese decreto excluye a los propietarios de residencias que no son de uso principal, lo que a día de hoy deja sin indemnización a los propietarios de aquellas casas de veraneo dañadas por el temporal que no tienen seguro, puesto que las que sí disponen de póliza están amparadas por esa cobertura.

Anastasio Bastida cifró en 5.300 las viviendas que se han visto dañadas de algún modo por las fuertes lluvias, de las que unas 3.000 ya han comunicado que están aseguradas y 700 que no disponen de seguro.

El alcalde, sin embargo, se mostró convencido de que las gestiones que lleva a cabo la Comunidad Autónoma ante la Administración central «darán resultados. Vamos a trabajar para que los ciudadanos puedan volver a la estabilidad», añadió el alcalde, quien envió un mensaje de «tranquilidad a los vecinos porque el consorcio está trabajando ya, las ayudas van a venir y los peritos van a evaluar caso a caso».