La Verdad

Murcia, Alicante y Almería se unen para «buscar soluciones científicas» al déficit hídrico

vídeo

Reunión de constitución del Círculo por el Agua, este jueves, en la sede del Scrats. / Javier Carrión / AGM

  • Regantes, empresas y universidades del Levante constituyen el Círculo por el Agua, un nuevo foro que pretende «alejar el debate de la visceralidad y asentarlo en un discurso productivo y de respeto al medio ambiente»

Regantes, productores agrarios y universidades de las provincias de Murcia, Almería y Alicante se han unido en el denominado Círculo por el Agua, un nuevo foro que pretende trasladar a la sociedad civil española que el Levante tiene un problema por el déficit de recursos hídricos, así como buscar y reclamar soluciones. Para ello, quieren alejar el debate de la "visceralidad" y asentarlo en un discurso "científico, productivo y de respeto al medio ambiente".

Así lo hizo saber el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez, en la rueda de prensa posterior a la reunión celebrada este jueves, en la que se ha constituido este nuevo organismo, que engloba a todas las organizaciones que hasta ahora se encuadraban en el Foro Pro Agua de Alicante, en la Mesa del Agua de la Región del Agua y en la Mesa del Agua de Almería, que representan a todo el sector vinculado con el sector hídrico de las tres provincias levantinas.

En cuanto a las posibles soluciones al déficit hídrico, Jiménez recordó que el Scrats ha encargado estudios que estarán listos en un mes y que pretenden hacer un análisis general de la situación en el levante español, así como establecer los recursos de la Cuenca del Segura y el posible uso de los mismos.

En tercer lugar, este estudio pretende averiguar si sigue existiendo un déficit hídrico una vez analizados todos los recursos y si es posible gestionarlos de forma más eficiente, cosa que Jiménez "duda", porque no cree que haya regiones "en las que se use el agua de forma más eficiente" como en las del sureste.

En base a toda esa información, este estudio analizará posibles soluciones a ese déficit hídrico, algo que según Jiménez pasa "casi con toda seguridad" por la llegada de trasvases, porque no se le ocurre "ninguna otra medida que pueda traer agua de unas regiones a otras".

Jiménez lamentó que el concepto trasvase está "demonizado" y no sabe por qué, ya que solo implica "una transmisión de agua de una zona en la que existe a otra zona que la necesita, y es la obra hidráulica que hace posible ese trasvase que, en el fondo es "un trasvase de solidaridad interregional".

Ciencia, gestión del agua y producción

Jiménez señaló que la Junta de Gobierno del Sindicato decidió comunicar a la sociedad levantina de las tres provincias levantinas en las que la cuenca del Segura tiene su asiento, que "como sociedad tenemos un problema y que no está vinculado necesariamente al sector agrario solamente, aunque es lo que más suena". Y es que destacó que la sociedad levantina "tiene un problema de números, y de déficit histórico del agua".

En esta labor de comunicación, que se desarrollará a lo largo de las próximas semanas, el Círculo por el Agua ha arrancado con el sector más vinculado con el hídrico, reuniendo a los tres foros mencionados, puesto que integran "tres elementos fundamentales en el trabajo que pretendemos desarrollar en los próximos meses e, incluso, años", al mezclar "ciencia, gestión del agua y producción".

En concreto, el Círculo reúne un componente científico porque "ya han confirmado su presencia todas las universidades de nuestras provincias, que van a colaborar aportando su sabiduría y su base técnica a este proyecto que ahora arrancamos".

En segundo lugar, engloba a las entidades relacionadas con la gestión del agua, esto es, las comunidades de regantes, que van de la mano de los productores, asociaciones y cooperativas agrarias, que son a su vez agricultores.

La elección del nombre de este nuevo foro, Círculo por el Agua, tiene una intención "manifiesta", que consiste en "alejar el debate hídrico de la visceralidad y darle un componente técnico, pausado, de respeto del medio ambiente y que fomente la producción". Por tanto, "que nadie intente ver en este nombre nada ajeno a lo que pretendemos hacer en los próximos meses y años".

Objetivos a perseguir

Entre los objetivos del Círculo se encuentra expresar su respaldo "incondicional" al trasvase Tajo-Segura, que "tanto beneficio de todo tipo ha traído a estas sociedades y a estas regiones levantinas, que "no serían lo que son sin la obra fundamental del trasvase y el agua que ha traído" ni tendrían un futuro asegurado sin su permanencia".

En segundo lugar, este nuevo Círculo intenta introducir en esta nueva etapa "un debate de investigación, basado en el trasvase de ideas" entre la ciencia que aportan las universidades, la gestión empírica del agua que aportarán las comunidades de regantes y todos los sectores vinculados a la producción.

De la misma forma, los responsables del Círculo por el Agua esperan que se les unan elementos de la sociedad civil. Para ello, se van a reunir a lo largo de esta semana con asociaciones y federaciones de lo más variadas, desde amas de casa a padres de alumnos, entre otros colectivos.

El objetivo es que el Círculo del Agua actúe como una "onda expansiva de conocimiento y de trabajo que va a ser la que nos mueva en los próximos meses", tal y como puso de manifiesto Jiménez.

Los integrantes del Círculo, desde la unidad de acción, son conscientes de que "este partido se va a jugar en casa ajena, fuera de nuestras fronteras", porque "son decisiones que competen al Estado". Por lo tanto, apuestan por "salir a trabajar desde la unidad, trasladando a la sociedad española una única idea".

Como personas vinculadas al mundo del agua, los integrantes del Círculo buscan "garantizar as posibilidades de futuro para la población del sureste español", que pasa por "garantizar las necesidades de agua que tienen todos y cada uno de sus habitantes", y no solo la agricultura, porque "no es un problema exclusivo de productores".

Jiménez recordó que todas las sociedades necesitan, según las recomendaciones de la ONU, 1.000 metros cúbicos por habitante y año; y el plan de la cuenca del Segura fija esas necesidades en unos 920 metros cúbicos por habitante y año; mientras que las existencias reales son de 300 metros cúbicos por habitante y año.

En su opinión, es fundamental que estas sociedades "reclamen lo que necesitan", y los miembros integrantes del Círculo consideran que el debate ético está de su parte, porque "lo que solicitamos no afecta en nada a las condiciones medioambientales ni económicas del resto del país", sino que "benefician a otras regiones, las nuestras, que quieren seguir trabajando y rindiendo sus obligaciones tributarias al Estado para el beneficio de todo el país".

Como cuarto fin, se ha planteado la divulgación y promoción de los diferentes trasvases españoles como "elementos vertebradores del terreno".

Por último, los integrantes del Círculo del Agua están convencidos de que un uso eficiente del bien hídrico "redunda en beneficio de todo el país", motivo por el que se proponen "seguir promoviendo cualquier tipo de mejora en los recursos no convencionales, como son la reutilización del agua depurada o la desalinización".

Jiménez afirmó que los tres foros que ahora se integran en el Círculo del Agua no dejarán de existir, ya que tienen otras problemáticas que no conciernen a la cuenca del Segura.

Temas