La Verdad

Detienen en Francia a un importante narcotraficante huido que operaba en Murcia

  • Se trata de un colombiano de 45 años que estaba siendo buscado desde hacía cuatro años por delitos de tráfico de drogas y contra el que pesaba una orden de búsqueda y captura internacional

La Guardia Civil ha detenido en Macedonia a un ciudadano serbio acusado de un homicidio de un indio cometido hace nueve años en Alicante y en Francia a un presunto narcotraficante colombiano, ambos huidos de la justicia española.

Se trata de dos peligrosos delincuentes que han sido arrestados en operaciones de la Guardia Civil en colaboración con las policías de Macedonia y de Francia y de Interpol, informa la Dirección General de la Guardia Civil.

En la operación Vélez ha sido detenido en Francia el colombiano de 45 años N.V.H., considerado un importante narcotraficante y que estaba siendo buscado desde hacía cuatro años por varios juzgados españoles por delitos de tráfico de drogas y contra el que pesaba una orden de búsqueda y captura internacional dictada por un Juzgado de Orihuela (Alicante).

El detenido era miembro de una organización criminal que actuaba en las provincias de Alicante y Murcia desarticulada en sucesivas operaciones de la Guardia Civil a finales de la década pasada.

Recientemente los investigadores detectaron en Francia la posible presencia del fugado por lo que agentes del Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad contra el Crimen Organizado (UCO) de la Guardia Civil se desplazaron a París para colaborar en las tareas de investigación con miembros de la Unidad Central de Investigación Antidroga de la Policía francesa.

Tras varias semanas de vigilancia e intercambio de información se pudo localizar e identificar a esta persona en una residencia en la comuna de Gentilly, al sur de París, donde fue detenido y puesto a disposición de la justicia francesa para el inicio del proceso de entrega a España.

En la operación Revenant ha sido detenido en Macedonia el serbio de 30 años L.D., acusado de ser el autor del homicidio con arma blanca de un ciudadano indio y de las heridas causadas a un hermano de éste cuando intentaba defenderle.

El detenido, con multitud de antecedentes delictivos, era un experimentado criminal miembro de una de las más importantes bandas organizadas compuesta por ciudadanos de la antigua Yugoslavia, presuntos autores de decenas de robos con fuerza en polígonos industriales por toda España.

En España L.D. había empleado hasta cuatro identidades falsas por lo que su localización resultó muy compleja pero gracias a la cooperación internacional y a la coordinación de información entre la Guardia Civil y la Oficina Central Nacional de Interpol en España se detectó su movilidad por varios países europeos.

Por ello el Juzgado español que en su día dirigió la investigación del homicidio emitió comisiones rogatorias a Suiza, Alemania, Suecia, Albania y Macedonia solicitando colaboración para su detención.

Tras varios meses de investigaciones con distintas policías europeas el fugitivo fue finalmente localizado, identificado y detenido en Skopje (Macedonia) cuando con una identidad falsa se hallaba realizando trámites para obtener un visado.