La Verdad

Orihuela: «No podemos crear un nuevo título por cada profesión que aparece»

Francisca Tomás, José Orihuela y María Isabel Sánchez-Mora, ayer.
Francisca Tomás, José Orihuela y María Isabel Sánchez-Mora, ayer. / Nacho García/ AGM
  • «De la UMU no van a salir abogados cibernéticos, aunque sí debemos adaptarnos», observa el rector en referencia a la solicitud de otros perfiles en las empresas

«No podemos crear un título nuevo para cada nueva profesión que aparece, eso no sería real». Así se expresó ayer el rector de la Universidad de Murcia (UMU) en relación a la demanda de otros perfiles profesionales en las empresas. «Ese no debe ser nuestro motor. De aquí no van a salir abogados cibernéticos, como me han pedido varias veces, pero sí tenemos que ser capaces de adaptarnos», dijo durante la presentación del proyecto 'OrientUM', impulsado por el Centro de Orientación e Información de Empleo (COIE) de la institución docente, que pretende ayudar a los futuros estudiantes en el proceso de elección de grado universitario y dar a conocer las salidas laborales que tiene cada titulación.

Además, el rector detalló que las titulaciones relacionadas con las Ciencias de la Salud, la Informática o las de Derecho siguen siendo «muy demandadas», y añadió que «los grados que no fracasan son los de siempre: Matemáticas, Física, Química... Sabemos dónde hay mayor demanda y tratamos de incrementar las plazas todo lo que podemos», según Orihuela, quien apostó por aplicar «soluciones imaginativas» para que haya «más plazas para estudiar en los próximos años».

De hecho, y según explicó el rector, la Universidad de Murcia cuenta con la «segunda o tercera» demanda más alta de España de matriculación por parte de alumnos, por lo que el acceso está «limitado» para muchos estudiantes que desean cursar sus estudios en las aulas de la Universidad de Murcia debido a los 'numerus clausus' con los que cuenta la institución docente.

Respecto a la tasa de empleabilidad de los alumnos egresados, Orihuela señaló que «depende del ámbito. Hay títulos de todos los tipos. Medicina o Informática tienen una tasa de inserción del 100%, mientras que otras como Historia del Arte cuentan con ratios más bajos. Nada nuevo bajo el sol. No obstante, Orihuela insta a preguntarse «quién estudia Filosofía o Historia del Arte y para qué lo estudia», ya que, en muchas ocasiones, las carreras «se cursan no para conseguir un trabajo, sino para completar la información que uno tiene y para ser capaz de profundizar un poco más en ese 'cerebrito' que llevamos todos puestos encima pero que no hacemos funcionar».

Con todo, José Orihuela reconoció que «hay que mejorar» la inserción laboral de algunas titulaciones. «Es una preocupación constante el mejorar la enseñanza para que la inserción laboral sea la mejor, pero no solo eso, sino para que aquellos que no se van a sumergir en el mercado laboral también cuenten con la mejor formación», subrayó. «Los trabajos cambian», reconoció, pero, frente a la creación de nuevos títulos, apostó por «profundizar en las materias de siempre, que son las que abren la cabeza para ser capaces en adaptarnos a los nuevos entornos de trabajo».