La Verdad

Pacientes en un pasillo del servicio de Urgencias de La Arrixaca, ayer por la tarde.
Pacientes en un pasillo del servicio de Urgencias de La Arrixaca, ayer por la tarde. / G. Carrión / AGM

Las urgencias de los hospitales hacen frente a su segunda semana de colapso

  • La Arrixaca, Santa Lucía y Reina Sofía eran ayer los tres centros más saturados, con decenas de pacientes a la espera de ingreso

Los principales hospitales de la Región afrontan una nueva semana de alta presión asistencial, con servicios de urgencias llenos hasta la bandera y en algunos casos desbordados. La Arrixaca amaneció ayer con 45 pacientes a la espera de traslado a planta, una cifra que supera la capacidad máxima de la puerta de Urgencias (40 plazas, contando la unidad de preingreso). La tradicional imagen de enfermos encamados en los pasillos volvió por tanto a repetirse. La saturación también llegó al Santa Lucía y el Reina Sofía, con decenas de pacientes esperando su ingreso y sin habitación disponible. En el Morales Meseguer, el colapso de primera hora fue dando paso a cierto desahogo gracias a la apertura de un área con ocho camas que permanecía cerrada hasta ahora.

La saturación de ayer no pilló por sorpresa. Tras el día de Reyes y el fin de semana, era un escenario más que previsible. La directora general de Asistencia Sanitaria, Mercedes Martínez-Novillo, confía en que los centros sanitarios empiecen a descongestionarse a partir de hoy, pero admite que esta mañana «será complicada» en los servicios de urgencias.

A primera hora de la tarde de ayer, 25 pacientes seguían sin habitación disponible en La Arrixaca, una cifra alta que, con todo, fue superada en el Santa Lucía, donde a las 16.00 horas aún había 27 enfermos pendientes de ingreso. En la misma situación se encontraban 21 pacientes en el Reina Sofía. Por el contrario, el Morales Meseguer consiguió ubicar a todos los enfermos a lo largo de la mañana gracias a la apertura de más camas, explicó Martínez-Novillo.

También se están agilizando altas y derivando pacientes a centros concertados o a otras áreas de salud menos congestionadas. Tanto el Rafael Méndez (Lorca) como los centros comarcales (Cieza, Yecla y Caravaca) presentan una situación mucho más desahogada que los grandes hospitales de Murcia y Cartagena, según los datos facilitados por Asistencia Sanitaria.

«No hay nada extraordinario»

Martínez-Novillo insistió en que la alta afluencia que afrontan los servicios de urgencias estos días es la habitual en invierno, y señaló que no estamos ante «ninguna situación extraordinaria». A la mayor incidencia de la gripe se unen las enfermedades respiratorias propias de esta época, que afectan especialmente a personas de avanzada edad y enfermos crónicos. Desde la semana pasada, los hospitales han abierto camas que habitualmente permanecen inoperativas y que sirven de colchón para los momentos de mayor afluencia. En La Arrixaca se han habilitado una treintena de camas adicionales, en el Santa Lucía 49 y en el Morales Meseguer 32. Algunos profesionales se quejan de que las contrataciones para la puesta en marcha de estos dispositivos no se hacen con la agilidad necesaria para anticiparse a los colapsos. La directora de Asistencia Sanitaria asegura, por su parte, que «se están autorizando todas las contrataciones y todos los refuerzos que se nos solicitan».