La Verdad

La Audiencia juzga al acusado de apropiarse de 27.900 euros en oro de una joyería

  • La Fiscalía pide un año de prisión para el procesado, que se incautó de varias joyas que le había entregado la propietaria de un establecimiento para fundirlas y destinarlas a la venta

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

El fiscal ha pedido un año de prisión para Francisco G.I., un hombre que será juzgado hoy en la Audiencia. Está acusado de apoderarse del oro que le había entregado una joyería de Totana y que fue tasado en 27.900 euros.

Las conclusiones provisionales de la Fiscalía señalan que los hechos ocurrieron en septiembre de 2012, cuando la propietaria entregó, presuntamente, varias joyas al acusado, que regentaba un taller de reparación, para que las fundiera «y vendiera el oro para ella, como en ocasiones anteriores». La cantidad del oro entregado se elevó a 600 gramos, cuyo valor, supuestamente, no fue entregado a la dueña.