La Verdad

El Jubileo de Caravaca echa a andar como «punto de partida para atraer inversiones»

vídeo

El cardenal Vallini se dirige a los asistentes al solemne acto de apertura del Año Jubilar, en el santuario de la Vera Cruz. / Vicente Vicéns / AGM

  • El presidente de la Comunidad remarca que «el proyecto que acaba de empezar» es una oportunidad para la Región

De par en par se abrieron ayer las puertas del tercer Jubileo de la Vera Cruz. La ceremonia de inicio del Año Santo estuvo presidida por el cardenal Vallini, vicario general del Papa. «Soy el primer peregrino de la Diócesis de Roma», declaró antes del solemne acto, e invitó a todos a peregrinar a la Cruz, «no como signo de dolor y sufrimiento, sino como Cruz Gloriosa, tal como se ha entendido aquí desde hace siglos», comentó antes de firmar en el Libro de Honor de la Cofradía.

La Sala de Cabildos acogió la comparecencia del cardenal, que estuvo acompañado de la Hermana Mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Elisa Giménez-Girón; el obispo de Cartagena, monseñor Lorca Planes; el alcalde de Caravaca, José Moreno, y el presidente de la Comunidad Autónoma, Pedro Antonio Sánchez. El regidor y el jefe del Gobierno regional destacaron la importancia de la celebración de la apertura de un año que debe ser una oportunidad para la ciudad y para la Región. Sánchez confesó sentirse «enamorado» de esta ciudad y de sus gentes, «que han conseguido llegar hasta donde estamos». También afirmó que «es un gran proyecto que acaba de empezar» y destacó que «nos va a servir para reencontrarnos y hacer nuestro el lema 'Descubre tu camino'». Según el Ejecutivo autonómico, este Año Jubilar «será un punto de partida para atraer más inversiones y generar más oportunidades en la Región como consecuencia de la llegada de más turistas, ya que se producirá un aumento de la actividad económica local». Las previsiones de los organizadores apuntan que llegarán dos millones de visitantes a lo largo del año.

Moreno destacó la impronta espiritual de Caravaca, deteniéndose en las figuras de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, así como en la «hospitalidad de esta tierra que acogió desde hace siglos a peregrinos que llegaban hasta la Vera Cruz en busca de amparo y protección».

Lorca Planes agradeció el esfuerzo de todas las instituciones, tanto públicas como privadas, para trabajar juntos en un proyecto común. Animó a los caravaqueños a ser los verdaderos anfitriones de los eventos que se celebrarán durante los próximos meses y a aprovechar esta ocasión para vivir con profundidad una experiencia espiritual y religiosa.

Ceremonia multitudinaria

La celebración religiosa fue presidida por el cardenal Vallini y concelebrada por los obispos de Cartagena, Guadix (Granada) y Gurué (Mozambique), así como por el arzobispo de Granada. El cardenal invitó a todos a «vivir una intensa experiencia de la fe para descubrir el centro y regresar a lo esencial». Y destacó el cariño y la devoción de un pueblo que desde el siglo XIII venera un Lignum Crucis, un trozo del leño santo donde fue crucificado Jesús.

El templo estaba lleno a rebosar de centenares de fieles entre los que se encontraban un gran número de autoridades civiles y militares; así como una nutrida representación de los patronos que forman parte de la Fundación Camino de la Cruz, y algunas de las empresas patrocinadoras.

Las naves de la iglesia, el coro y el patio interior de la basílica, donde se instaló una carpa con señal en directo en una gran pantalla, se quedaron pequeños para albergar a fieles y peregrinos que se dieron cita. Grupos de devotos de la Vera Cruz llegados de diferentes ciudades españolas estuvieron presentes dando testimonio de la universalidad de la Sagrada Reliquia. En el momento de las ofrendas, el presidente de la Comunidad hizo entrega al cardenal de la 'bandeja de purificadores' en nombre de toda la Región. Esta ofrenda recuerda la que cada año se realiza en la mañana del 2 de mayo en el momento de la Bendición del Vino, cuando en la cuesta del Castillo se inicia la carrera de los Caballos del Vino.

Alborada de campanas

El municipio se despertó envuelto en los sonidos de las campanas de sus iglesias que repicaron de una forma especial, a la vez que cientos de cohetes estallaban en el cielo. De madrugada, con una temperatura de cero grados, los músicos de la Agrupación Musical de Caravaca, hicieron sonar sus instrumentos anunciando que la ciudad vivía una jornada muy especial.

Poco después de las 9 de la mañana, en la plaza del Arco se unieron al pasacalles las autoridades locales y regionales, para subir juntos las empinadas cuestas sobre las que se levanta el castillo que alberga en su interior la basílica santuario de la Vera Cruz. Un amplio despliegue de fuerzas de seguridad, Guardia Civil y Policía Local, así como Protección Civil y Cruz Roja, se unieron a los voluntarios de la Cofradía.