La Verdad

La Guardia Civil detuvo a diez conductores 'kamikazes' en la Región en 2016

  • Todos iban bajo los efectos del alcohol o las drogas

Las carreteras de la Región de Murcia han registrado diez episodios de conducción temeraria en sentido contrario en el año 2016, todos ellos iban bajo los efectos de alcohol o drogas, según detallaron fuentes de la Guardia Civil.

La primera detención tuvo lugar el 13 de febrero cuando el conductor del turismo, de nacionalidad británica, con residencia legal en España, circulaba en sentido contrario en la autovía CT-32 (Cartagena-AP-7), en el término municipal de Cartagena, y lo hacía además bajo la influencia de drogas tóxicas prohibidas.

El siguiente episodio ocurrió el 25 de marzo, cuando la conductora de un turismo, de nacionalidad española, fue detenida tras conducir 7 kilómetros en sentido contrario por la autovía A-30 (Albacete-Cartagena), término municipal de Cartagena, quintuplicando la tasa máxima de alcoholemia.

El 13 de junio la Guardia Civil detuvo al conductor de una furgoneta, de nacionalidad española, por circular 21 kilómetros en sentido contrario por al autopista AP-7, término municipal de Librilla, triplicando la tasa máxima de alcohol permitida.

En el mes de julio fueron detenidos tres personas, uno de nacionalidad ecuatoriana por circular un kilómetro en sentido contrario por la RM 11 (Lorca-Águilas), término municipal de Lorca, superando en casi el triple la tasa máxima de alcohol permitida y otro de nacionalidad española, tras conducir 21 kilómetros en sentido contrario por la carretera RM-12 (AP-7- La Manga del Mar Menor) y autopista AP-7 (tramo Crevillente-Vera), término municipal de Cartagena, casi cuadruplicando la tasa máxima de alcoholemia.

El tercer detenido, también de nacionalidad española, condujo 17 kilómetros en sentido contrario por la autovía A-33 (Blanca-Fuente la Higuera), término municipal de Abarán, triplicando la tasa máxima de alcoholemia.

Por otro lado, en la madrugada del día 25 de junio de 2016, fue detenido el conductor de un vehículo articulado de gran tonelaje, que se encontraba bajo la influencia de la cocaína, por haber conducido de modo temerario, desde Archena hasta las proximidades de Yecla, tras haberse dado a la fuga y ser perseguido por los agentes policiales durante más de 70 kilómetros.

Los últimos casos del año tuvieron lugar en los meses de octubre y noviembre. Así el pasado 1 de octubre, la Guardia Civil de la Región de Murcia detuvo al conductor de una furgoneta que se saltó un control en Cartagena y circuló de modo temerario durante 25 kilómetros, y que dio positivo en el consumo de cocaína y cannabis, así como a la conductora de un turismo que circuló en sentido contrario durante más de 17 kilómetros por la autovía A-7 y que ocasionó un accidente e iba triplicando la tasa de alcohol permitida.

A final de ese mes, también detuvo al conductor de un turismo, un varón, de 41 años, de nacionalidad española y vecino de Totana, que, horas antes, se había saltado un control de alcoholemia, circulando en sentido contrario en una rotonda.