La Verdad

Un 38% de los murcianos mayores de edad tienen sobrepeso

  • Sanidad recuerda que seguir una dieta de adelgazamiento sin control especializado puede acarrear trastornos de salud

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, recuerda que seguir una dieta de adelgazamiento sin consejo o apoyo por parte de profesionales sanitarios puede acarrear trastornos de salud.

Tras las fiestas navideñas, son numerosas las personas que se someten a estrictos planes de adelgazamiento para intentar paliar los excesos de las celebraciones. En muchos casos se recurre a las denominadas 'dietas milagro', cuya eficacia es dudosa y cuya práctica puede conllevar problemas no deseados.

En la Región, un 55% de la población está por encima del peso considerado como normal, mientras que 38% de personas padecen sobrepeso y un 17% tiene obesidad.

En los últimos años han proliferado dietas que prometen una rápida pérdida de peso sin apenas esfuerzo, sin rigor científico y en clara contradicción con la experiencia clínica o con la Ciencia de la Nutrición, por lo que se hace necesario recordar que es imprescindible el asesoramiento profesional de un médico, nutricionista o enfermero, especialmente si se sigue algún tratamiento.

El director general de Salud Pública, Manuel Molina, recordó que "las dietas adelgazantes excluyentes, hipocalóricas desequilibradas o disociativas, que ofrecen perder peso en muy poco tiempo pueden anteponer el aspecto físico a la salud y carecen de evidencia científica que las avale. Por ello, la ayuda profesional es necesaria para ayudar a definir una dieta sana, en función del estado de salud de cada persona".

Una dieta eficaz para perder peso es aquella que proporciona menos energía que la necesaria para mantener el peso corporal, ya que sólo así se baja de peso, pero también ha de suministrar las proporciones adecuadas de todos los nutrientes. Asimismo, debe adaptarse a los gustos y hábitos de vida del interesado, ya que de lo contrario no se va a seguir y fracasará en este intento.

Aparte de suponer un riesgo para la salud, las 'dietas milagro' se pueden volver en contra del paciente por el efecto 'rebote'. A ello hay que añadir que si se sigue una dieta basada en una reducción drástica de la energía pueden surgir trastornos metabólicos como cetosis, o acidosis láctica, además de alteraciones gastrointestinales o cardiocirculatorias e incluso trastornos neuropsíquicos como intolerancia al frío, insomnio, ansiedad y distorsión de la imagen corporal.

Por otra parte, la dieta debe complementarse ineludiblemente con otro pilar básico como es el ejercicio físico, ya que una alimentación poco saludable y no practicar actividad física con regularidad son las principales causas de las enfermedades crónicas más importantes y hay que tener en cuenta que la obesidad puede llegar a reducir la esperanza de vida de una persona hasta en diez años.