La Verdad

Más de un millar de reclamaciones contra Hacienda están pendientes de resolver

  • La sobrecarga del Tribunal Económico Administrativo, que recibe casi el triple de quejas que hace una década, dilata los tiempos de respuesta

Son una herramienta en manos del contribuyente, pero la excesiva carga de trabajo ha comenzado a lastrar preocupantemente su eficacia. El Tribunal Económico Administrativo regional, encargado de dirimir reclamaciones y quejas por discrepancias tributarias presentadas por los contribuyentes, tiene más de un millar de asuntos pendientes de resolución, según refleja la última memoria del órgano -relativa al año 2014- facilitada por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Posiblemente impulsadas por la crisis económica, las reclamaciones ante este organismo estuvieron cerca de triplicarse en la última década. Si en el año 2004 eran 2.520 las impugnaciones que recibía este órgano, en 2014 llegaban ya a 7.346. Algo similar ocurrió a nivel nacional. Si en 2004 llegaban 103.344 quejas a estos órganos, diez años después la cifra rozaba ya los 208.000.

23 efectivos en la plantilla

El trabajo de este organismo en la Región se ha casi triplicado en la última década, pero el personal, según reflejan las memorias anuales, es, incluso, levemente inferior al que arrimaba el hombro en este tribunal hace diez años. Fuentes del Ministerio reconocen, a preguntas de 'La Verdad', que el trabajo «ha aumentado una barbaridad» y que la plantilla apenas ha sufrido variaciones. De acuerdo a la memoria del organismo, hace una década el tribunal, con sede en Murcia y Cartagena, contaba con seis ponentes y 18 efectivos de personal de apoyo. 24 personas en total. Diez años después, y con el doble de trabajo, el equipo consta de 23 efectivos: siete ponentes y 16 de personal de apoyo. Una situación que, remarca el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), «ha provocado un estrés crónico en buena parte de la plantilla» y ha derivado «en situaciones de riesgo psicosocial en el trabajo». De hecho, remarca el sindicato, el Ministerio ordenó este año la realización de un diagnóstico de riesgos psicosociales en las oficinas de algunos tribunales, entre ellos el de Murcia.

Casos de otras latitudes

La carga de trabajo enorme que sostiene este organismo, y que reconoce la propia Administración central, ha dilatado los tiempos de respuesta y, según ha podido saber 'La Verdad', algunas de sus resoluciones ya se hacen esperar alrededor de dos años. Este diario solicitó al Ministerio información específica sobre los tiempos de respuesta que maneja el organismo regional, pero este no facilitó esos datos.

Según explicaron fuentes de Gestha, la sobrecarga del tribunal regional se agravó hace unos años, cuando el tribunal central decidió que comenzasen a derivarse a la comunidad asuntos de otras regiones más saturadas. Fuentes del Ministerio reconocieron estas derivaciones y remarcaron que el organismo murciano no era de los más saturados.

De esta manera, la pirámide se invirtió y el tribunal regional pasó de dar respuesta a más casos de los que ingresaba anualmente a justamente lo contrario. En 2014 logró resolver 6.072, una cifra que supone casi el doble que una década antes, pero que, aún así, queda lejos de los 7.346 que se registraron. Al término de ese año, el último contabilizado por el Ministerio, la cifra de reclamaciones pendientes de resolver en la Región superaban el millar. En toda España eran más de 286.500 los casos pendientes.

Quejas de todo tipo

La mayoría de las reclamaciones que llegan a este tribunal regional están relacionadas con el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y con el impuesto sobre la renta de personas físicas. Estos concentraron 2.795 y 1.047 quejas, respectivamente. También fueron numerosas las quejas por el impuesto sobre sucesiones y donaciones (624), el impuesto sobre valor añadido (674), y el impuesto sobre bienes inmuebles (470). Mucho más minoritarias son, por ejemplo, las reclamaciones por el impuesto sobre actividades económicas o el impuesto sobre el patrimonio, con nueve y uno respectivamente.

Según refleja la memoria del organismo, el 46,5% de las reclamaciones que se interponen ante este tribunal se estiman parcial o totalmente. Una cifra que, remarca el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, denota que «el trabajo que se está haciendo desde la Agencia Tributaria no tiene la suficiente calidad».