La Verdad

Desnudos contra la venta de prendas de piel

vídeo

Momento de la protesta. / Andrés Arévalo

  • Diversos colectivos y asociaciones protectoras de animales aprovechan el primer día de rebajas en Murcia para proponer no comprar ni vestir los abrigos «hechos del bello pelaje de diversos seres inocentes»

Los clientes que iban a los mayores grandes almacenes de Murcia y los viandantes de la avenida de la Libertad se encontraron con un grupo de jóvenes en bañador y simulando estar muertos y manchados de sangre tras ser privados de su piel en defensa de la de los animales usada para hacer ropa de abrigo.

Una gran pancarta en la que se leyó "Nada más bello que la vida. Nada más cruel que arrancarla. Ponte en su piel" o varias pequeñas con la señal de tráfico de prohibido aparcar con la barra diagonal cruzada sobre la palabra "piel" y la leyenda "es asesinato" en español y en inglés sorprendían a los paseantes, que también pudieron observar "Amo la vida. No al maltrato de animales" con la señal de stop.

Estuvo convocada contra la industria peletera con el lema "Ellos necesitan su piel, tú no" por diversos colectivos y asociaciones protectoras de animales, entre ellos, el Grupo Animalista de la Región de Murcia, Dignidad Animal, la Federación ANIMUR, PAES, El Refugio, Auzec, Refugiados, SDARM y PachAnimal Libre.

Informaron de que cada año en el mundo más de 20 millones de animales salvajes son cazados y 40 millones criados en granjas para satisfacer las demandas de parte de una sociedad que usa su piel "como símbolo de ostentación, riqueza y prestigio sin tener en cuenta el dolor y sufrimiento" de esos seres.

Esta industria provoca también, denunciaron, un derroche de recursos energéticos y alimentarios, dado que "mientras medio planeta se muere de hambre, se alimenta a animales para después degollarlos, electrocutarlos, asfixiarlos o arrancarles la piel a tiras para satisfacer la vanidad de ciertas personas".

También criticaron que la producción de residuos, tanto en la alimentación como en los cadáveres despellejados, favorece y desarrolla microorganismos patógenos, al tiempo que en los procesos de curtido del cuero se emplean metales pesados que se vierten en las aguas industriales y envenenan ecosistemas acuáticos.

Según sus datos, en 2016 se redujo el volumen de ventas de prendas hechas con pieles de animales, pero están en peligro de extinción especies como el visón de mar y el zorro de las Malvinas.

"Todavía hay personas que creen que usarlas es signo de distinción, cuando no es más que falta de empatía hacia otros seres acompañada de un aire clasista pasado de moda", señalaron.

Además, concluyeron, existen prendas alternativas sintéticas de mayor calidad que las "hechas del bello pelaje de diversos animales inocentes", que proponen no comprar ni vestir, porque "sin clientes no hay negocio" para esa industria.