La Verdad

Cáritas atiende a menos pobres, pero con mayores necesidades

  • La organización alerta de que las penurias afectan especialmente a mujeres, parados de larga duración y familias numerosas

Cáritas registró el pasado año un «ligero descenso» en el número de personas que reclaman su ayuda. Un dato que el secretario general de la organización en la Región, Juan Antonio Illán, achacó a la «recuperación económica». Pese a ello, advirtió, las personas que recurren a sus sedes acusan un mayor empobrecimiento y una situación de vulnerabilidad «más cronificada».

Illán precisó que, a falta del cierre de datos, Cáritas registró el pasado año un ligero descenso en su cifra de usuarios con respecto a las 82.000 personas que recurrieron a sus servicios en 2015, lo que atribuye a que se observa «cierta mejoría». El secretario general de la organización insistió, no obstante, en que las personas que acuden a Cáritas acusan un mayor empobrecimiento. Se trata, añadió, de un «mayor empobrecimiento de la pobreza», es decir, de la gente que ya está sumida en una situación vulnerable y no puede salir de ese círculo».

«El tiempo juega en contra»

Illán explicó que «el tiempo va deteriorando su situación, la perpetúa y la cronifica, con lo que se intensifica la pobreza y surgen mayores dificultades». Reconoció estar preocupado porque «el tiempo juega en nuestra contra» ya que la situación de desempleo «se asocia a otras dificultades y el sufrimiento se agrava e intensifica».

Respecto al perfil de las personas que demandan ayuda a la organización, Illán explicó que este es difícil de definir porque «la situación de crisis lo ha diversificado». No obstante, destacó como rasgos característicos que la pobreza y la exclusión en la Región «tiene rostro femenino» porque «afecta de forma muy especial a las mujeres».

De la misma forma, lamentó que la necesidad «está afectando de forma especial a las familias con hijos a cargo, especialmente a las monoparentales y a las numerosas» y a los parados de larga duración.

En total, Cáritas presupuestó 7,5 millones en 2015, y estima que cerrará 2016 con 8,5 millones invertidos, aproximadamente. De esa cantidad destinó algo más de tres millones a alimentación, ayudas económicas, pago de suministros o alquileres, es decir, al apoyo básico.

Temas