La Verdad

Una victoria en la pantalla

vídeo

Marta García y su compañera, Carmen Vilches, durante el informativo del mediodía de ayer de 7TV. / Nacho García / AGM

  • Una periodista de 7TV que sufrió un cáncer reaparece sin pelo para concienciar a la sociedad

  • «Me gustaría que se normalizase la situación», explica Marta García, «y que casos como el mío dejen de ser noticia»

Con una sonrisa amplia y mucha naturalidad, Marta García dio ayer un ejemplo de superación a través de la pequeña pantalla. Esta periodista cartagenera, que lleva años poniendo rostro al informativo de mediodía de la televisión autonómica 7TV -donde también ejerce de editora-, volvió a colocarse ante la cámara tras batallar contra un cáncer de mama que la ha tenido alejada de su vocación casi medio año. Lo hizo, no obstante, sin haber recuperado aún la melena a la que tenía acostumbrados a los telespectadores. Un gesto de carácter y fuerza con el que pretende ayudar a las mujeres en su misma situación. «Solo me gustaría que se normalizase la enfermedad», recalca sonriente. «Que casos como el mío dejen de ser noticia».

Marta, que acaba de cumplir 34 años, se descubrió un pequeño bulto en el pecho una noche de viernes del pasado junio en la que había optado por quedarse en casa para descansar después de una larga semana. Reconoce que nunca se había sometido a la autoexploración mamaria que recomiendan los profesionales y que el hallazgo la inquietó. «Llamé corriendo a mi médico para que me viese el lunes», recuerda.

Tras someterse a una punción en el hospital Santa Lucía, en Cartagena, los médicos la tranquilizaron asegurándole que todo estaría bien. Días después, sin embargo, en plena campaña electoral, su ginecólogo la llamó al trabajo para confirmarle el hallazgo de un carcinoma. «Tienes la sensación de que se abre la tierra bajo tus pies», relata. «Me quedé inmóvil. No le dije nada a nadie y me fui corriendo a casa».

Esta joven continuó, sin embargo, trabajando en la televisión hasta el día antes de entrar a quirófano, a mediados del pasado junio. Los médicos le extirparon varios ganglios y comprobaron que no sufría metástasis. Pese a ello, y dada su juventud, según explica, Marta ha tenido que recibir cuatro ciclos de quimioterapia y veinte de radioterapia como tratamiento preventivo y ha perdido el pelo. «En mi caso he tenido la suerte de no pasarlo muy mal y he estado activa», reconoce. A partir de ahora, además, debe someterse a un tratamiento de un año consistente en una vacuna. «El cáncer», subraya, «es de por vida».

«La profesionalidad es igual»

Superado el trance médico, a Marta no tardó en volver a reclamarle su pasión por la televisión. «Me moría de ganas por volver», recuerda. «Me di cuenta de que quedándome en casa en el sofá me cansaba más». Sus familiares y amigos le instaban a esperar, pero decidió regresar al trabajo. «Mis oncólogos me dijeron que si tenía fuerzas, lo hiciera», remarca.

Marta comenzó en un principio empleando algunas pelucas, pero optó al final por mostrar su cabeza desnuda. «No me veía con ninguna», recalca. «Esta soy yo. Soy la misma, pero con menos pelo. La profesionalidad es la misma». En su lucha contra el cáncer, esta periodista reconoce haber contado con el apoyo de su familia, de sus amigos, de sus compañeros de trabajo - «que se convirtieron en amigos»- y de su pareja. Ayer, tras terminar el telediario, recibió un largo abrazo de su compañera, Carmen Vilches, y la ovación emocionada de todo el equipo de informativos. Marta ya está de vuelta.