La Verdad

El juez cree que 'El Bolas' se citó con el sospechoso el día en que fue asesinado

  • El instructor ha tenido en cuenta el riesgo de que Jesús Ángel M.G. intente escapar y de que trate de destruir pruebas para ordenar su ingreso en prisión incondicional

El día en que desapareció, Javier R.H., conocido por el sobrenombre de 'El Bolas', había dejado su domicilio de Alcantarilla llevando una importante cantidad de dinero encima. A su novia le dijo que tenía que mantener una reunión de trabajo y realizar unos pagos, que estarían relacionados con la actividad inmobiliaria a la que en apariencia se dedicaba, y que regresaría unas horas más tarde. Después recogería a su hija en casa de su excompañera sentimental y se marcharían a pasar el fin de semana a la sierra.

Pero 'El Bolas', a quien también le llamaban 'El Largo' por sus casi dos metros de estatura, no regresó de su viaje a la costa murciana.

Su cuerpo fue hallado días más tarde en el maletero de su coche, un Audi de color negro que su asesino -o asesinos- había dejado estacionado en el aparcamiento del hospital del Mar Menor. La inspección ocular desveló que había recibido un balazo en la cabeza y que posteriormente había sido decapitado. Su cuerpo, con las extremidades retorcidas para conformar una extraña composición anatómica, parecía guardar un mensaje del criminal. Una especie de aviso a navegantes.

Los investigadores que asumieron el caso, pertenecientes a la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Jefatura Superior de Policía de Murcia, volcaron sus sospechas en un aparente ajuste de cuentas, que probablemente se habría desencadenado a consecuencia de alguna deuda pendiente.

Fuentes próximas al caso apuntaron a que las gestiones policiales se volcaron desde un primer momento en tratar de averiguar quién era la persona con la que había concertado una cita, y para la que en apariencia llevaba esa importante cantidad de dinero, la jornada del mes de febrero en que desapareció. Pues estaban convencidos, con toda lógica, de que en ese encuentro estaba la clave que les permitiría resolver el brutal asesinato.

La investigación desarrollada a lo largo de casi dos años, bajo la coordinación de quien hasta esta semana ha sido el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de San Javier, Antonio Morente -ahora se hará cargo de un juzgado de Lorca-, se han traducido estos días en la detención y posterior encarcelamiento de un vecino de San Pedro del Pinatar, Jesús Ángel M.G., de unos 50 años de edad.

Según fuentes próximas a estas diligencias, el magistrado instructor tendría en su poder datos de la investigación que demostrarían que 'El Bolas' se había citado con Jesús Ángel M.G. el día en que fue asesinado. Todo apunta, según los investigadores, a que la víctima tenía una deuda pendiente con este conocido suyo -la relación entre ambos se remontaba muchos años atrás, pues habían vivido en el mismo barrio de San Pedro del Pinatar- y que fue el crimen fue perpetrado durante ese encuentro. A las sospechas existentes contra este vecino de San Pedro del Pinatar se suman otras circunstancias nada favorables para su persona, como el hecho de que los policías hallaran en su domicilio cerca de 200.000 euros en efectivo, dos pistolas y algunas dosis de droga.

Además, la investigación sigue abierta y el instructor ha tenido en cuenta que existe riesgo de que Jesús Ángel M.G. pueda tratar de destruir pruebas o de influir en terceras personas, por lo que este miércoles dictó orden de ingreso incondicional en prisión. Una decisión en la que también ha pesado de forma trascendental el elevado riesgo existente de que el sospechoso trate de eludir la acción de la Justicia.

Siempre según las mismas fuentes, la evolución de este procedimiento judicial está pendiente del resultado de algunas pruebas de gran importancia, como el análisis de unos restos de sangre que se habrían hallado en el baño del domicilio del principal sospechoso y de las que se intentará obtener el ADN para compararlo con el del fallecido.