La Verdad

Los contratos con discapacitados apenas representan el 1,2% del total

  • Un estudio del CES revela que el 7,2% de los parados que buscan empleo tienen reconocida alguna minusvalía

El número de discapacitados que consiguen un empleo ha seguido una tendencia ascendente desde 2008 a 2012 en España, aunque se mantuvo estable en la Región. Es uno de los datos que se presentaron ayer durante la celebración de la jornada sobre las personas con discapacidad y su relación con la actividad económica en la Región de Murcia, en el salón de actos del Consejo Económico y Social (CES). El estudio ha sido realizado por el profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Murcia Ildefonso Méndez.

El informe destaca que, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al año 2014, de los más de 30 millones de personas en edad de trabajar, 1,3 millones tenían reconocida algún tipo de discapacidad, lo que suponía un 4,4%. Sin embargo, esta tasa es mayor en la Región y se sitúa en el 7,2%, solo superada por Asturias, Ceuta y Melilla. Sin embargo, la Región es la tercera comunidad con mayor porcentaje de tasa de actividad de personas con discapacidad, un 44,8%, superada por el País Vasco (49%) y Navarra (45,8%). En España, los contratos celebrados con discapacitados representan solo el 1,3% del total, un porcentaje que desciende al 1,2% en el caso de la Región, según datos de 2015. Además, el 40,7% de los contratos son con personas cuya discapacidad declarada no viene reflejada ni en la demanda de empleo ni en el contrato firmado.

En cuanto al tipo de discapacidad, la investigación señala que quienes poseen algún tipo de problema físico aglutinan la mayoría de las demandas de empleo, siendo el porcentaje regional superior en 20 puntos a la media nacional. El resto de discapacidades tienen una presencia muy inferior en el total del desempleo. Por otro lado, según datos de la Encuesta de Integración Social y Salud del 2012, la prevalencia de la discapacidad se situaba en el 16,7% de la población residente en hogares españoles. El porcentaje regional era superior, de un 19,6%.

A las tareas del hogar

Respecto a las personas entre 30 y 50 años, el estudio concluye que un 41,7% de discapacitados tienen empleo, frente al 38% de la media en España. Además, un 20,8% está desempleado, el 2,6% estudia, otro 4,9% (un 7,9% en España) se dedica en exclusiva a las tareas del hogar y el 22,6% no está capacitado para trabajar.

Por su nivel de estudios, el 6,3% de los discapacitados murcianos no saben leer ni escribir, y la mayoría, un 27,2%, ha asistido menos de cinco años al colegio. Frente a estos, un 21% sí concluyó sus estudios de Primaria y solo el 4,2% cursó estudios universitarios o equivalentes.

El informe hace referencia a los llamados centros especiales de empleo (CEE), de los que funcionan 40 en la Región. En ellos han trabajado 1.138 personas, de las que 1.009, un 88,7%, son personas con discapacidad.

Por otro lado, tener una discapacidad «solo implica una menor estabilidad contractual o una mayor probabilidad de trabajar a tiempo parcial si la persona con discapacidad reside en la Región». También la relación entre discapacidad y pobreza «a nivel del hogar» es aún mayor en la Región que en el conjunto nacional, concretamente 2,6 veces más.