La Verdad

Prisión a un vecino de San Pedro por el asesinato y decapitación de 'El Bolas'

Policías judiciales toman fotos del cadáver de 'El Bolas', hallado en el interior de su coche el 19 de febrero de 2015.
Policías judiciales toman fotos del cadáver de 'El Bolas', hallado en el interior de su coche el 19 de febrero de 2015. / Pablo Sánchez / AGM
  • La Policía investiga el origen de unas manchas de sangre halladas en el baño del domicilio del sospechoso, a quien se le incautaron dos pistolas y varias catanas

Jura y perjura que nada tiene que ver con el asesinato y posterior descuartizamiento de Javier R. H., alias 'El Bolas', un viejo conocido suyo que encontró una muerte brutal en los primeros días de febrero de 2015. Pero, por más que se declare inocente, lo cierto es que Jesús Ángel M. J., un vecino de San Pedro del Pinatar de unos 50 años de edad, ingresó ayer por la tarde en el centro penitenciario de Sangonera la Verde por los presuntos delitos de asesinato, tenencia ilícita de armas, tráfico de drogas y blanqueo de capitales.

El sospechoso, que ya se había negado el martes a prestar declaración ante los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) que investigan ese caso, insistió ayer en acogerse a su derecho a no declarar. Lo hizo atendiendo al consejo de sus abogados, Fermín Guerrero Faura y Salvador Zapata, quienes argumentaron que las diligencias se encuentran parcialmente declaradas secretas y que, en tales circunstancias, no pueden asumir su defensa con las máximas garantías.

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de San Javier, Antonio Morente, dictó orden de ingreso en prisión contra Jesús Ángel M. J. y también contra su esposa, aunque en este último caso estableció que podría eludir la cárcel con el depósito de una fianza de 4.000 euros. La mujer hizo entrega de esa cantidad en el juzgado, por lo que quedó en libertad en ese mismo momento. Los cargos que se le imputan son tráfico de drogas y blanqueo de capitales, pues contra ella no existe indicio alguno de que tenga relación con el asesinato de 'El Bolas'.

La especial reserva con la que se viene desarrollando la investigación policial desde hace casi dos años ha impedido conocer, al menos hasta el momento, qué elementos señalan a ese vecino de San Pedro del Pinatar como presunto partícipe en el asesinato de Javier R. H., natural de esa misma localidad marmenorense, pero que llevaba un tiempo residiendo en Alcantarilla.

Sí ha trascendido que posee antecedentes policiales por tráfico de cocaína y que, en los registros realizados en su domicilio y en una finca rural de San Javier, se le han intervenido unos 200.000 euros en metálico, unos pocos gramos de cocaína, dos armas de fuego para las que no poseía licencia y varias catanas, que están siendo analizadas por si hubieran sido empleadas en el crimen.

Fuentes próximas a la investigación explican que los especialistas de la Policía también han mandado a analizar unas muestras de sangre, que habrían encontrado en el baño del domicilio de San Pedro del Pinatar, por si el ADN desvelara que pertenecen a 'El Bolas'. Este hombre desapareció en febrero de 2015, tras salir de su casa con una gran cantidad de dinero. Su cuerpo fue hallado horas más tarde, en el maletero de su coche y descuartizado, tras haber sido víctima, en apariencia, de un ajuste de cuentas.

El letrado Fermín Guerrero se limitó ayer a confirmar, a preguntas de 'La Verdad', que su cliente se había acogido a su derecho a no declarar, «aunque asegura que es totalmente inocente, que no tiene nada que ver con esa muerte y que así acabará demostrándose».