La Verdad

«Las universidades públicas son el factor de cohesión social más importante»

El rector de la UMU, José Orihuela, y el exrector de la Universidad de Cantabria José Carlos Gómez Sal, durante el seminario.
El rector de la UMU, José Orihuela, y el exrector de la Universidad de Cantabria José Carlos Gómez Sal, durante el seminario. / OMEGA / UMU
  • El exrector de la Universidad de Cantabria José Carlos Gómez Sal participó en los Seminarios del Rector de la Universidad de Murcia

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

José Carlos Gómez Sal es doctor en Magnetismo por la Universidad de Grenoble y en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid. En 1974 se incorporó a la Universidad de Cantabria, donde ha desarrollado su actividad académica. Desde 1987 es catedrático de Física de la Materia Condensada. Ha sido Presidente de la Sectorial de Investigación de la Conferencia de Rectores Españoles y representante de la misma en el 'Grupo de trabajo sobre política de Investigación' de la Asociación Europea de Universidades (WRPG, de EUA). Ha sido rector de la Universidad de Cantabria en el período 2012-2016.

La semana pasada participó en los ciclos Seminarios del Rector de la UMU con la conferencia 'Universidades e Investigación', en la que hizo un recorrido por las instituciones universitarias en España a lo largo de la historia, «algo imprescindible para poder entender y analizar la situación actual».

El ponente se valió de la famosa novela de Umberto Eco 'Baudolino' para hablar, a partir de esta historia del siglo XII, de cómo surgen las universidades en Europa, para centrarse a continuación en las universidades españolas. Comentó que, tras las clásicas de Salamanca y Valladolid, surge la de Alcalá auspiciada por el gran impulsor del pensamiento en España de la época, el Cardenal Cisneros.

Goméz Sal aludió a las dificultades que encontró tradicionalmente la ciencia para irrumpir en las universidades: «La ciencia estaba poco conectada con la universidad», pero paulatinamente fue avanzando e introduciéndose en estos centros de enseñanza. Y se refirió a figuras importantes en el terreno de la educación en España, como Sanz del Río y Giner de los Ríos e instituciones tan importantes como la Institución Libre de Enseñanza, el instituto Rockefeller en España, la Universidad Internacional de Santander o la Residencia de Estudiantes.

«El sistema universitario actual español se creó con lo que quedó en España tras la Guerra Civil, que fue casi un desierto». A principios del siglo XX, a las universidades históricas, se sumaron las públicas de Murcia y La Laguna, así como las privadas Deusto y Comillas.

A partir de los años 80 comienza la auténtica proliferación de centros de Educación Superior en España, hasta llegar al momento actual, en el que existen 83 universidades (en los años 50 solo había 15), 51 de ellas públicas y 32 privadas, y aseguró que «las universidades públicas constituyen el factor de cohesión social más importante que ha habido nunca en la sociedad actual».

«Contribución fundamental»

Subrayó que, para dar una idea de la importancia de la universidad hoy en España, puede bastar saber que «más de la quinta parte del crecimiento español de las dos últimas décadas se debe a las contribuciones del sistema universitario español». Aportó datos como el hecho de que España está entre el noveno o el décimo lugar del mundo en cuanto a productividad científica y que más del 70 por ciento de esta proviene de la universidades.

Se quejó el profesor de que «fue duro que el ministro que debía encargarse del tema de las universidades en los próximos años descalificara el sistema nada más entrar», y aseguró que «hay que mantener la universidad como servicio público esencial».

Pidió que «la enseñanza universitaria no se trivialice», aunque se lamentó de que «la universidad no está entre las prioridades políticas de nuestros gobernantes», para añadir que «el problema es que tampoco hay una presión social que les obligue a preocuparse por eso». Añadió que la sociedad tiene buena percepción de la universidad en cuanto a docencia, pero desconoce todo lo que hace en investigación e innovación.

El exrector de la Universidad de Cantabria manifestó que «hay que hacer que la transferencia sea entendida como una parte esencial en el sistema universitario, pero toda ella, también la transferencia cultural es importante». Se congratuló de que, en el momento actual, en Europa se están percatando de que para todo lo referente a investigación hay que contar con las universidades, y citó algunas de las aspectos positivos en este terreno en España, como que, por ejemplo, nuestro país ocupe la cuarta posición en países de retorno en la EU 28, tras Alemania, Gran Bretaña y Francia y de que algunas de nuestras universidades hayan multiplicado hasta por seis su participación en proyectos europeos.