La Verdad

Tres años de prisión al culpable de dejar a 1.700 ecuatorianos sin los envíos a su país

  • El fiscal sostenía que había «engañado a los perjudicados al ofrecerles el envío de paquetería al margen de la ley» por lo que ha sido condenado por delitos de estafa y evasión tributaria

El fiscal general del Estado de Ecuador, Galo Chiriboga, informó ayer de que un tribunal ha dictado una sentencia por la que se imponen tres años de prisión a uno de los responsables del caso de la empresa de paquetería OGC Logistic, que contaba con una oficina en Murcia y que cerró de manera imprevista sus instalaciones, dejando cientos de afectados que perdieron sus envíos al país suramericano. Las diligencias judiciales se habían abierto por los delitos de estafa y evasión tributaria.

«Lorgio Z. fue sentenciado por el perjuicio que provocó la empresa OGC a más de 1.700 ecuatorianos», escribió el fiscal general de Ecuador en su cuenta de Twitter, en la que subrayó que la mencionada compañía «engañó a los ecuatorianos perjudicados al ofrecerles el envío de paquetería al margen de la ley».

Según Chiriboga, el proceso iniciado a Lorgio Z. permitió obtener información que, en último término, permitió «resolver la devolución de la paquetería a los perjudicados» en este caso y aclaró que la sentencia emitida ayer «es solo un paso, pues aún tenemos en marcha el otro proceso por defraudación aduanera en el denominado #CasoOGC».

«El proceso por estafa en el #CasoOGC concluyó con una sentencia de tres años de privación de libertad contra Lorgio Z.», detalló el responsable del Ministerio Público ecuatoriano.

La Fiscalía investigaba a la empresa OGC tras detectar presuntas irregularidades en una gran número de envíos de paquetería desde España a Ecuador.

En marzo pasado, la Fiscalía ecuatoriana señaló que la empresa OGC Logistic, «constituida bajo leyes españolas con domicilio principal en Madrid», poseía oficinas en Murcia, Barcelona, Hospitalet de Llobregat y Palma de Mallorca, que causaron un importante perjuicio a sus clientes, ya que los envíos no había llegado a los receptores previstos.