La Verdad

El acusado, J.A.M.
El acusado, J.A.M. / N. GARCÍA / AGM

«¡Si me queréis condenar, me podéis echar veinte años!»

  • El acusado de amenazar a un empresario que le denunció por el robo de un coche abandona la sala de vistas, molesto con los testigos

Tenía las pulsaciones a mil por hora y no le gustaba lo que estaba declarando una de las testigos. «¡Si me queréis condenar, me podéis echar veinte años!». Eso fue lo que exclamó ayer J.A.M. antes de abandonar la Audiencia Provincial ante la mirada estupefacta de los miembros del tribunal y de su abogada defensora, María Dolores Abellán, que salió corriendo detrás de él para convencerle de que debía regresar al juicio. El incidente se produjo en la vista oral contra este vecino de Cieza, que está acusado de amenazas condicionales. La Fiscalía le pide tres años de cárcel y una orden de alejamiento de la víctima de 200 metros durante el mismo periodo de tiempo.

El afectado por las supuestas amenazas es un empresario ciezano que años atrás denunció el robo de su coche. La Guardia Civil abrió una investigación y varios testigos señalaron como autor a J. A. M. Por esa denuncia le cayeron dos años y seis meses de cárcel y, tras cumplir condena y recuperar su libertad, empezó a exigir presuntamente al empresario que le pagase 20.000 euros: 1.500 euros por cada mes que pasó entre rejas.

Las supuestas amenazas exigiendo esos pagos se produjeron desde agosto a septiembre de 2014, según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, «como represalia» por su condena y «ante la advertencia de que si no accedía a ello, lo agrediría de inmediato pegándole un tiro en la pierna».

El acusado ha pasado cerca de dos décadas en la cárcel, con continuas entradas y salidas, y la Fiscalía expone que en uno de los encuentros con el industrial llegó «a hacer el gesto de sacar una pistola de un bolsillo, al tiempo que le refería: 'Tengo que enganchar a todos los que me han encerrado y con un pincho llevármelos al monte y cargármelos'».

Durante la vista, J. A. M. negó tales amenazas y en todo momento defendió que solo le pidió a ese vecino de Cieza que aclarase a la Guardia Civil que él no había robado el coche. El acusado explicó que solo quería que la víctima rectificase para que la Administración de Justicia le indemnizase por haber ido a la cárcel, «por un robo que no cometí». Durante su declaración también dejó descolocado al jurado, cuando al tratar de demostrar que era un buen ciudadano llegó a afirmar que había ayudado a la Guardia Civil «a encontrar un zulo con 40 kilos de goma-2» y que «evité que volasen los 'edificios blancos' de Cieza».

La víctima ratificó en su declaración ante la Sala las supuestas amenazas, al igual que dos de las testigos: su mujer y su madre. Aunque matizó que nunca temió por su vida y que si al final interpuso denuncia fue para que dejase de molestar a su familia. El escrito del fiscal relata que el acusado le dijo a la madre del empresario: «Tu hijo me debe dos años de cárcel; si no me los paga lo voy a matar».

Los peritos concluyeron en su informe que J. A. M. sufre un trastorno esquizofreniforme. En la vista prevista hoy, la abogada defensora, María Dolores Abellán, solicitará la absolución o que se le declare inimputable por un trastorno grave de personalidad. El abogado de la acusación, Antonio Morte, reclama la misma pena de cárcel que el fiscal. «No buscamos indemnizaciones; solo que no vuelva a acercarse a mis clientes».