La Verdad

Mueren asfixiados 700 lechones en un fuego que se inició por un cortocircuito

Los bomberos, ayer, dentro de la nave calcinada. Las altas temperaturas doblaron la estructura metálica.
Los bomberos, ayer, dentro de la nave calcinada. Las altas temperaturas doblaron la estructura metálica. / LV
  • Los bomberos evitan que las llamas se extiendan al resto de la explotación ganadera, ubicada en Totana y con capacidad para criar 7.500 cerdos

Una densa humareda y un intenso olor a carne quemada recorrió ayer el Camino de los Sifones de Totana. «¡Menudo susto!», clamaba José Antonio Parra, cuya casa de campo se levanta justo al lado de una explotación dedicada a criar cerdos en la que ayer se desató un incendio. «Venía a darle de comer a las gallinas y me he encontrado esto lleno de coches de bomberos».

En concreto cuatro vehículos procedentes de los parques de Alhama-Totana y Lorca, para sofocar las llamas que, pasadas las ocho de la mañana, se desataron en una nave de las siete con las que cuenta esta explotación, con capacidad para criar 7.500 cerdos.

«Los trabajadores me han dicho que todo ha sido por un cortocircuito», explicó a 'La Verdad' José Antonio. El incendio se podría haber originado por un fallo en una de las mantas térmicas que se emplean para que los lechones no pasen frío. El humo era tan denso que los empleados no tenían visibilidad alguna y no pudieron entrar para contener las llamas. De forma que a las 8.15 horas alertaron al 112.

El fuego se dio por controlado a las 9.04 horas y no llegó a afectar al resto de la explotación ganadera gracias a la rápida intervención de los bomberos. Sin embargo, no pudieron evitar que falleciesen entre 500 y 700 lechones. «La extinción del incendio ha sido rápida, pero hemos tenido problemas para airear la nave y por eso han muerto asfixiados», explicó Domingo García, sargento de guardia del parque de Lorca.

Investigación policial

La explotación está ubicada en las inmediaciones de la carretera Totana-Mazarrón y se dedica a la crianza desde hace nueve años. Nada más marcharse los bomberos, en la zona se personaron agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil para hacer una inspección ocular de la nave y tomar declaración a los empleados, con el objetivo de determinar las causas del incendio.

Uno de los encargados no supo precisar el número de ejemplares fallecidos: «Todavía no hemos hecho valoraciones de los daños». Parte de la estructura de la nave quedó doblada por las elevadas temperaturas alcanzadas. Los lechones que sobrevivieron al incendio fueron trasladados al exterior de la explotación para que se oxigenaran.