La Verdad

Croem pide «cimientos más sólidos» contra el 'Brexit' y la inestabilidad

  • La patronal murciana celebra la «resistencia» de la economía regional, pero solicita «agricultura sostenible, construcción multifuncional y elevados niveles de investigación y desarrollo tecnológico»

«La actividad productiva de la Región de Murcia ha resistido extraordinariamente bien el envite de un convulso entorno nacional y mundial, marcado por la incertidumbre política y la indefinición de la política monetaria a escala global». El piropo con el que la patronal murciana Croem inicia el editorial del boletín de coyuntura económica del tercer trimestre del año, sin embargo, está acompañado de una advertencia: «El 'Brexit' o las supuestas medidas proteccionistas norteamericanas que se podrían derivar de las últimas elecciones en Estados Unidos amenazan con un menor ritmo de crecimiento de la economía en un futuro inmediato». Dice la patronal que las predicciones «coinciden con las del año pasado, y esperemos que en esta ocasión también sean erróneas», aunque también deja claro Croem: «Aunque la fortaleza de la economía murciana está resultando más solida de lo esperado, los fundamentos no invitan al optimismo».

Según estima la patronal, el PIB regional «aumentará más del 3% este año». Observa Croem en su boletín trimestral que la mejoría de la economía murciana «ha sido impulsada en buena parte por un mayor dinamismo demográfico, la recuperación de una demanda embalsada durante la larga crisis, las ventas a otros países y los turistas que han elegido España frente a otros destinos con mayores tensiones geopolíticas». De hecho, los empresarios califican la hostelería como «la piedra angular de la recuperación de la economía murciana», al que hay que sumar un «sólido avance del consumo minorista y un importante auge en la venta de vehículos».

«Reconducir el déficit»

No obstante, advierte la patronal, «la inestabilidad política ha condicionado la creación de empresas y la inversión productiva», de ahí que los empresarios pidan al Gobierno de la Comunidad «priorizar la reconducción del déficit, la reactivación de la inversión y el cumplimiento del plazo de pagos». Además, Croem solicita en este informe «cimientos más sólidos» para facilitar un crecimiento más equilibrado y capear con más facilidad los efectos derivados del 'Brexit', de las políticas de Donald Trump y de la inestabilidad mundial en general. Esto es, «seguir reforzando el sector servicios, con el turismo como piedra angular; solucionar los problemas hídricos para que no condicionen el desarrollo de la agricultura, con el Plan Nacional del Agua como eje principal; la recuperación de la construcción, con mayor licitación de obra pública; y la reindustrialización productiva que acabe con la actual volatilidad del sector». La patronal, además, también exige «unos elevados niveles de investigación y desarrollo tecnológico».

A juicio de la confederación empresarial, el actual proceso regional de simplificación administrativa, recientemente consolidado como Ley, las líneas de financiación puestas en marcha por el Info o el desarrollo del plan energético regional (especialmente en su parte de energías renovables) «avanzan en la buena dirección para configurar un territorio más competitivo y menos dependiente de factores externos».

Todas estas medidas, según Croem, «constituyen un buen punto de partida, pero no son suficientes por sí solas». No sin, por ejemplo, «una mayor atención a la Región desde el Gobierno nacional recién constituido». En este sentido, los empresarios reclaman al Ejecutivo de Rajoy «que promueva un sistema de financiación más justo, mejore el posicionamiento murciano en las cadenas globales de valor y provea unas infraestructuras que permitan de una vez por todas converger en las principales variables socioeconómicas y laborales con la media nacional primero y con la europea después, extremos que tristemente no se han observado en el pasado reciente en la medida de lo necesario».

También destaca la patronal la mejora de la confianza empresarial que, sin embargo, «no ha servido para ampliar el tejido empresarial de la Región». En los nueve primeros meses del año han desaparecido 719 empresas. Sin embargo, el balance de autónomos es más positivo, con 967 más y 2.114 sociedades mercantiles nuevas desde enero.