La Verdad

«Casi me cuesta la vida»

Iván Sevilla durante su ingreso en el Hospital Comarcal del Noroeste.
Iván Sevilla durante su ingreso en el Hospital Comarcal del Noroeste. / I. S
  • El estudiante de la UMU Iván Sevilla denuncia que La Arrixaca lo derivó al hospital del Noroeste, a pesar de que el médico le dijo que tenía que ser operado con urgencia de apendicitis, que al final resultó ser una peritonitis

La odisea que vivió Iván Sevilla el pasado cinco de noviembre comenzó con un dolor de estómago y, según él, con lo que podría ser una negligencia por parte de La Arrixaca. El alumno de Periodismo de la Universidad de Murcia (UMU) fue trasladado desde su piso de estudiantes de Murcia al Hospital Virgen de La Arrixaca aquejado de "un fuerte dolor de estómago y, una vez allí, me comunicaron que tenía apendicitis y que debía ser operado de urgencia".

A partir de ahí, la cadena de "despropósitos" que sufriría Iván no haría sino crecer: "Cuando los médicos se enteraron de que estaba empadronado en Bullas, decidieron que la intervención, que era urgente, sería realizada a la mañana siguiente en el Hospital Comarcal del Noroeste".

Le administraron, sin resultado, distintos medicamentos para reducir el dolor mientras esperaba a que se hiciera de día y una ambulancia lo trasladara hasta el hospital de su área. Sin embargo, cuando el vehículo se disponía a llevarlo, "una enfermera me puso una vía con calmantes en la ambulancia y se marchó. Es ilegal que en mi estado nos dejaran a mi madre y a mí solos con el conductor, sin un sanitario", denuncia en declaraciones a 'La Verdad'.

Al llegar al Hospital Comarcal del Noroeste, el médico que atendió a Iván, al verlo, sentenció la frase que da título al artículo publicado en 'El Periodicum' de la UMU en el que el joven denunció su experiencia: "Unas horas más y el chaval no lo cuenta". Tuvo que ser intervenido de una peritonitis aguda muy avanzada debido a que la infección se había extendido. Sin embargo, su padecimiento fue más allá porque a los pocos días de la operación tuvo que ser llevado a quirófano de nuevo, lo que alargó a 18 días su estancia en el hospital.

Una vez se hubo recuperado, Iván decidió denunciar el trato recibido que casi le cuesta la vida "para que no se vuelva a repetir. Después de la publicación he recibido testimonios muy parecidos de bastante gente, es decir que pasa con frecuencia y no se puede permitir".

"El sufrimiento hacia mi persona y el gasto innecesario para la Seguridad Social por estar tanto tiempo ingresado son inadmisibles. Espero que la reclamación que envié sirva para que esto no se vuelva a repetir, porque el derecho a una sanidad de calidad no está ligado únicamente a un hospital", critica.

Sin explicaciones por el momento

Por su parte, desde el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca explican que "cada murciano debe ir al centro que le toque según la zona en la que esté empadronado". A pesar de eso, dicen, "a La Arrixaca acude mucha gente a la que no le pertenece por área este centro hospitalario y llegan bien porque se encontraban cerca cuando han tenido un problema de salud, bien porque nuestro hospital es referencia nacional".

Preguntadas por el caso concreto de Iván, dichas fuentes afirman, en contra de lo que él asegura sobre que los médicos dijeron que había que intervenirlo de urgencia antes de saber que el centro no le correspondía, que "el paciente llegó a este hospital y se le atendió. El doctor que lo hizo decidió que podía esperar para la operación y se le trasladó al centro de su área".

Desde el centro rechazan dar más explicaciones sobre la forma de proceder con este tipo de casos y sentencian que "si es una cosa urgente, al paciente que entra por la puerta de Urgencias, venga de donde venga, se le atiende. Y allí se hace un triaje y se decide si es prioritario y se debe atender en el hospital o no".

Además, la Consejería de Sanidad, en declaraciones a Cadena Ser, asegura que se realizará una investigación para averiguar si hubo algún tipo de negligencia.

Una peritonitis convertida en viral

Después de su denuncia a través del periódico digital de la UMU, cientos de personas comenzaron a compartir su relato en las redes sociales y su odisea se convirtió en un fenómeno viral en la Región.

Tal fue la respuesta en las redes, que el propio periódico de la UMU se disculpó a través de Twitter por los problemas que había en su web debido a la afluencia de tráfico.

Así, muchos usuarios de esta red social se unieron a la causa de Iván y pidieron explicaciones a La Arrixaca a través de sus perfiles.

Iván insiste en que "es espantoso que se anteponga un tema administrativo, tal que el empadronamiento, a la salud de un ser humano. Una actitud totalmente insensata e imperdonable para unos profesionales sanitarios. La cuestión era bastante simple: o me operas o me trasladas lo antes posible, que ambulancias disponibles hay a todas horas". Y añade que "hay que dar voz a estas situaciones que ponen en riesgo la salud de los pacientes y que no son tan poco habituales como se cree".