La Verdad

Tejerina acelera la búsqueda de agua ante la dura expectativa del Trasvase

Pablo Saavedra, Isabel García Tejerina, Pedro Antonio Sánchez y Adela Martínez-Cachá, durante la reunión mantenida ayer en Madrid.
Pablo Saavedra, Isabel García Tejerina, Pedro Antonio Sánchez y Adela Martínez-Cachá, durante la reunión mantenida ayer en Madrid. / CARM
  • La ministra y el Gobierno regional estudian tres medidas para aliviar la situación en el Campo de Cartagena, con pozos y depuradoras antinitratos

En la cabecera del Tajo solo han entrado 4,2 hectómetros cúbicos en la última semana, y si no llueve mucho más enero se presentará muy complicado para transferir agua al Segura. Las recientes precipitaciones han sido un alivio en amplias zonas de la Región de Murcia, sobre todo para los frutales que podrán aguantar unos meses, pero la situación en el sistema de Entrepeñas y Buendía es muy preocupante, con 413 hectómetros almacenados en estos momentos, según se puso de manifiesto en la reunión que mantuvo ayer el presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, y la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.

«Se suma otro año de sequía en Murcia que convierte la situación hídrica en gravísima. El Ministerio lo tiene claro, estamos remando en la misma dirección, y buscando soluciones de emergencia y definitivas», manifestó Sánchez tras el encuentro en el que participaron la consejera de Agricultura, Adela Martínez-Cachá; el secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra, y la directora general del Agua, Liana Ardiles. Ambos siguen en sus puestos, a la espera de que la ministra los cambie o los confirme.

La reserva intocable en la cabecera del Tajo se colocará en los 368 hectómetros el 1 de enero, y solo cabe confiar en la lluvia porque la situación a día de hoy «es muy preocupante», indicaron. El último desembalse autorizado fue de 60 hectómetros hasta el 31 de diciembre, incluidos los abastecimientos.

Aumentar la capacidad de las desaladoras y abrir pozos son las medidas más inmediatas, sobre todo para el Campo de Cartagena. La ministra quiere rebajar la tensión procurando recursos de forma rápida. La Comunidad de Regantes adscrita al Sindicato del Trasvase será la única interlocutora ante la Administración para agilizar la apertura de los 200 pozos de sequía de la Confederación, que en cualquier caso tendrán que someterse a una declaración de impacto ambiental, explicó la consejera. «Desde el punto de vista técnico se está avanzando a muy buen ritmo y se van a extraer 15 hectómetros de esos pozos que han solicitado su regularización», subrayó.

También se estudiará si algunos regantes pueden verter la salmuera en balsas de su propiedad. Para ello la Consejería les tendrá que dar el permiso bajo la supervisión de una empresa gestora de residuos, como se publicó. En tercer lugar, el Gobierno regional intentará que las depuradoras de la zona puedan eliminar los nitratos mediante un programa que tiene en marcha. Además de los pozos del Campo de Cartagena están pendientes los del sinclinal de Calasparra, que se podrían abrir antes de Semana Santa, cuando termine la tramitación ambiental.

Ambas administraciones dieron un repaso a las medidas para regenerar el Mar Menor, entre ellas el proyecto que licitó el Ministerio para construir un salmueroducto. En los próximos días se reunirá Comisión Interdepartamental en la que estará presente el Ministerio, la Comunidad Autónoma y todos los ayuntamientos ribereños.

La ministra se comprometió a que el año que viene sea «clave» para un Pacto Nacional del Agua y se avance en un «trabajo riguroso» en este sentido. La consejera apostilló que García Tejerina piensa acompasar la revisión de los planes de cuenca con el inicio de los trabajos para el nuevo Plan Hidr'ológico Nacional.

En cuanto a la cesión de derechos -compras de agua- se requiere un cambio en la ley para aligerar estas operaciones, que de momento no prevé el Ministerio. Esta fórmula era un 'salvavidas' ante las restricciones del Memorándum, y su limitación ha causado malestar entre los regantes del Trasvase, que se sienten «engañados».

El presidente Sánchez indicó que las obras de urgencia «marchan bien», como la conexión de la desaladora de Valdelentisco con el embalse de Algeciras para generar 10 hectómetros más. También «va a bien ritmo» la desaladora de Torrevieja, que proporcionará 40 hectómetros más para el regadío. Recalcó que la «zona prioritaria es la Comarca del Campo de Cartagena, porque su situación es especialmente grave. Se tendrá en cuenta en primer lugar ante la distribución de un volumen extra o ampliado».

Transporte de ganado

El Ministerio se comprometió, por otra parte, a duplicar el número de inspectores que supervisan el transporte de ganado vivo y de productos frescos desde el Puerto de Cartagena, para reforzar el servicio durante los picos de exportación, señaló la consejera Martínez-Cachá. Este trabajo lo realizan veterinarios e ingenieros agrónomos.