La Verdad

El primer paso hacia el acuerdo que enterrará la Lomce

El Gobierno central, que el viernes claudicó y se mostró dispuesto a «sustituir» la Lomce por otra ley educativa, como único camino de evitar que la oposición le imponga una reforma y de poder buscar el primer acuerdo de Estado educativo de la democracia, cumple ahora con la segunda exigencia de la oposición para caminar hacia el pacto: paralizar las reválidas. El decreto que acabará con ellas incluirá otra dos modificaciones exigidas por el PSOE. La primera, que los alumnos de FP básica puedan titularse en ESO, siempre que sus profesores certifiquen que han alcanzado los objetivos de ese ciclo, sin tener que presentarse ni aprobar la reválida de Secundaria. La segunda, que el título de ESO será único, sin apellidos, con independencia del itinerario de asignaturas que se haya elegido, por lo que ya no condicionará de forma alguna la continuación de los estudios.