La Verdad

Una redada antidroga podría aclarar el descuartizamiento de un vecino de Alcantarilla

Agentes inspeccionan el vehículo donde apareció el cadáver descuartizado en febrero de 2015.
Agentes inspeccionan el vehículo donde apareció el cadáver descuartizado en febrero de 2015. / P. SÁNCHEZ / AGM
  • Agentes de la UDYCO hacían este lunes arrestos y registros en el Mar Menor contra una banda que estaría implicada en el asesinato, ocurrido el año pasado

El brutal asesinato en febrero de 2015 de un vecino de Alcantarilla, cuyo cadáver fue hallado descuartizado en el maletero de su coche en el aparcamiento del hospital del Mar Menor, parece estar muy cerca de ser esclarecido. Agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Murcia, trabajaban anoche intensamente en una amplia zona del Mar Menor y en Alcantarilla para tratar de arrestar a los integrantes de una red internacional de traficantes de cocaína que estarían directamente relacionados con el crimen.

Fuentes próximas a la investigación policial, que está siendo coordinada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de San Javier, confirmaron a 'La Verdad' que ayer se practicaron varias detenciones, por encima incluso de una decena, entre las que se encontrarían vecinos de localidades marmenorenses y ciudadanos colombianos, todos ellos presuntamente relacionados con organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico. Los funcionarios de esa unidad, que está especializada en la represión de estas redes criminales, efectuaban varios registros a última hora de la noche tanto en la costa murciana como en la zona de Alcantarilla.

Algunos de los arrestados ayer tienen antecedentes por delitos de tráfico de drogas.

El operativo policial habría permitido ya intervenir algunas cantidades indeterminadas de sustancia estupefaciente, importantes sumas de dinero y armas de fuego, pero -siempre según las mismas fuentes- se estaba trabajando con especial intensidad para tratar de encontrar el arma de fuego con la que fue asesinado Javier R.H., de 47 años de edad, quien era conocido por el sobrenombre de 'El Bolas'.

Las diligencias judiciales se hallan declaradas secretas, por lo que ayer se intentó llevar a efecto la intervención policial con la mayor discreción posible, aunque finalmente acabaron trascendiendo algunos datos y la aparente vinculación de la redada con el asesinato del citado vecino de Alcantarilla, que las fuentes reseñadas relacionan con un aparente ajuste de cuentas por drogas. Esas informaciones van en la línea de una posible deuda impagada a una banda de traficantes, que estaría liderada por ciudadanos colombianos, pero no se descartaba que pudiera tener relación con la pérdida de un gran alijo de cocaína, que habría acabado en manos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Las diligencias están abiertas por presuntos delitos de asesinato, contra la salud pública por tráfico de drogas y blanqueo de capitales, entre otros.

El macabro hallazgo del cuerpo de 'El Bolas', un antiguo pinchadiscos de La Curva y administrador de algunas sociedades dedicadas a la compraventa de terrenos, se produjo en febrero de 2015 en el aparcamiento del centro hospitalario del Mar Menor. Su exmujer había denunciado su desaparición después de que Javier R.H. -muy conocido en San Pedro del Pinatar, de donde era originario- no se presentase en su casa a recoger a su hija, menor de edad, y no respondiese a sus llamadas.

Su novia, con la que residía en un piso en Alcantarilla, explicó más tarde a la familia que el empresario se había marchado de la vivienda con una elevada suma de dinero para hacer un pago, en apariencia fruto de sus negocios, y que luego pensaba recogerla para ir a pasar el fin de semana en Sierra Nevada. Una escapada que finalmente no se produjo.

El cuerpo, decapitado y con los miembros extrañamente retorcidos, fue abandonado en el maletero de su coche, en lo que fue interpretado como un claro mensaje lanzado por sus asesinos.