La Verdad

El ministro retrasa a 2020 el servicio privado de trenes en varias líneas de la Región

  • De la Serna abre una «reflexión» sobre la liberalización del transporte de pasajeros, que prevé que Murcia cuente con más trenes a Madrid y Barcelona

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, dejará en suspenso hasta el año 2020 el plan de su antecesora Ana Pastor para liberalizar el transporte ferroviario de pasajeros y dar entrada a la libre competencia. Dicho plan afecta principalmente a las comunicaciones entre Madrid y Levante, e incluye los trayectos de larga distancia desde la Región de Murcia, una vez que esté conectada a la red de alta velocidad. La liberalización lleva implícita la posibilidad de contar con más trenes.

El Ministerio demorará así la entrada de empresas privadas que rompan el actual monopolio de Renfe hasta 2020, la fecha que la UE ha fijado para liberalizar este mercado en todo el continente. De esta forma, la compañía pública, que acaba de adjudicar un 'macropedido' de nuevos trenes AVE por hasta 1.491 millones de euros, seguirá sin tener competidores.

El ministro reveló ayer que ha «abierto una reflexión» sobre el plan de liberalización parcial y progresiva del tráfico de pasajeros que ha heredado del equipo de Fomento que dirigió Pastor. En opinión de De la Serna, esta apertura parcial del mercado, a solo tres años antes de la liberalización total en toda Europa, podría generar «distorsiones» en el mercado. «Quizá a las puertas de 2020 es preferible preparar bien la red y el mercado y abordar todo el proceso de liberalización de una vez en esa fecha, en vez de dar entrada ahora a un solo operador privado en una sola línea», indicó De la Serna tras anunciar la adjudicación del pedido de trenes AVE de Renfe.

En virtud del plan de liberalización parcial que diseñó el equipo de Pastor, el Ministerio estaba ya listo para sacar a concurso la concesión de una licencia de operador ferroviario a una empresa privada, que entraría así a competir con Renfe.

Primera fase

No obstante, se había previsto que esta liberalización fuera limitada en una primera fase, de forma que solo se otorgaría una licencia a un operador privado, que competiría con la empresa pública en una sola línea, el Corredor de Levante. El proyecto contemplaba ir extendiendo gradual y progresivamente este modelo a otras líneas.

El nuevo ministro ha abierto una «reflexión» sobre este plan al considerar que adelantar parcialmente la apertura del mercado dando ahora licencia a una empresa «generaría más inconvenientes que beneficios». Más de una decena de compañías privadas, entre las que figuran constructoras y grupos de transporte en autobús, han solicitado ya licencia de operador ferroviario y están a la espera de que se abra este mercado. En concreto, el grupo Planeta, Globalia, las constructoras ACS, Ferrovial, Acciona y Comsa, y las empresas de transporte en autobús Alsa y Arriva-DB, figuran entre las firmas que llevan años interesadas en convertirse en operadores y en entrar a competir con Renfe en transporte de viajeros en tren.

No incluye algunos cercanías

La UE fijó recientemente en 2020 la fecha máxima para abrir a la competencia del transporte de viajeros en tren en todos los países socios. Para el tráfico de mercancías ya está abierto, desde 2005 en el caso de España, si bien Renfe sigue siendo el operador dominante con el 76% del mercado y las compañías privadas apenas se han hecho con una cuota del 26%, según los datos de Adif de cierre del pasado mes de octubre.

Renfe mantendrá el servicio de las líneas Murcia-Cartagena y Murcia-Lorca-Águilas aunque entre a operar una empresa privada, según comunicó meses atrás la compañía estatal a la Consejería de Obras Públicas. Estos dos trayectos cubiertos por trenes regionales y de cercanías están incluidos en el programa de Obligaciones de Servicio Público que se revisará cada año.

El futuro operador privado podrá actuar en competencia con Renfe, aunque es probable que centre su objetivo de negocio en los servicios de larga distancia, principalmente los que cubren los trayectos entre la Región de Murcia y Madrid, así como con el Corredor Mediterráneo, una vez que culmine la construcción de la línea de alta velocidad

La liberalización del servicio era uno de los proyectos estrella de la anterior ministra, que pensaba adelantarse a la fecha tope marcada por la UE facilitando la entrada de un operador privado entre Madrid y Levante, que es una de las zonas con mayor rentabilidad. El proceso de liberalización está paralizado desde el 29 de septiembre de 2015, cuando el BOE sacó la orden ministerial que fijaba las condiciones del pliego del concurso que iba a designar a un operador privado, pero luego la memoria no llegó a publicarse debido a la interinidad del Gobierno central.